Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador de 'Sálvame', Jorge Javier Vázquez / EUROPA PRESS

Jorge Javier Vázquez: "Me han deseado la muerte por apoyar a Rocío Carrasco"

El presentador de ‘Sálvame’ vuelve al programa tras dos semanas y confirma que está del lado de Rociíto

3 min

Jorge Javier Vázquez es uno de los presentadores estrella de Mediaset. El catalán enfrenta en su día a día a muchas críticas, pero desde que el documental de Rocío Carrasco comenzó a emitirse, la cosa ha ido a más y le han llegado amenazas de muerte tras mostrar su apoyo público a la hija de la más grande. Así lo ha explicado él mismo en su blog de Lecturas.

“El viernes por la mañana acabo en urgencias por culpa de un dolor de cabeza terrible y la garganta destrozada. La doctora que me atiende decide hacerme un escáner para evitar sorpresas desagradables. Cita mis antecedentes. El ictus, vaya”, ha explicado sobre su ausencia en el programa de las tardes.

Mensajes duros

Afortunadamente, el presentador de Mediaset pudo regresar esa misma tarde a Sálvame tras confirmar que tan solo tenía un resfriado. “He estado fuera dos semanas y durante este tiempo he visto qué exaltados estaban los ánimos por el asunto de Rocío Carrasco”, ha comentado. 

Jorge Javier ha denunciado las amenazas que ha recibido por apoyar a Rociíto: “Como yo me siento más cercano a Rocío Carrasco, he recibido miles de mensajes deseándome varios cánceres, muertes dolorosas y males varios. Vaya, qué manera más bonita de apoyar a Antonio David”.

Testimonio "incuestionable"

“Para mí, el testimonio de Rocío Carrasco es incuestionable”, ha asegurado el catalán. “De la misma manera que no me atrevería a aconsejar a un cardiólogo sobre una operación a corazón abierto, no entiendo qué conocimientos poseemos para enmendarles la plana a todas las expertas en violencia de género que han dictaminado que Rocío es una víctima”, ha recriminado. 

“A ver si empezamos a darnos cuenta de que salir por la tele no nos da licencia para opinar de todo. Cuestionar que Rocío Carrasco no es una víctima no nos hace más sagaces o más atrevidos. Nos hace, simple y llanamente, menos humanos”, ha zanjado el presentador de Sálvame.