Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jorge Gonzalez, ganador de 'TCMS 8' /ANTENA 3

Jorge González, ganador de la octava edición de 'Tu cara me suena'

La cantante Nerea Rodríguez se alza con la plata después de quedarse a dos décimas de la primera posición

3 min

Antena 3 se había reservado para la noche del viernes 8 de enero la gran final de la edición más atípica de Tu cara me suena. Tras varios meses de parón a consecuencia de la pandemia del coronavirus, el programa regresaba a la televisión el pasado noviembre para encarar la recta final de la octava temporada que ha dejado como ganador al extriunfito, Jorge Gónzalez.

La lista de finalistas

El madrileño ha puesto la piel de gallina a los presentes con su interpretación de Mi héroe, un tema de Antonio Orozco, quien tampoco se ha querido perder la gran gala final de este talent show. El cantante hacía acto de presencia en esta última entrega que ha batido su récord de audiencia con un estratosférico 24,5% de share y 3.285.000 espectadores.

En segundo lugar, y con el 34% de los votos, ha quedado la también extriunfita, Nerea Rodríguez que en esta ocasión ha escogido la canción Beautiful de Christina Aguilera para demostrar que podía consagrarse como triunfal ganadora del concurso, aunque no ha sido así. Por su parte, Cristina Ramos ha hecho vibrar al público con su interpretación del tema This is me de la película El gran Showman. La actriz se despide de TCMS 8 como tercera finalista.

Invitados sorpresa

Los hermanos Gemeliers ocupan la cuarta posición del ranquin después de atreverse, una vez más, con una imitación a Alejandro Sánz y su canción Desde cuándo. Finalmente, Rocío Madrid cierra la lista de finalistas, en quinta posición, con Me cuesta tanto olvidarte de Mecano.

Además de Antonio Orozco, quienes tampoco se han querido perder la despedida del programa, a parte del jurado formado por Àngel Llàcer, Chenoa, Lolita y Carlos Latre, han sido Roberto Leal y Samantha Gilalbert. El presentador y la cantante también se han subido al escenario de TCMS para dejar al publico boquiabierto con una actuación sorpresa.