Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
JLo y Ben Affleck derrochan pasión en la Costa Azul /INSTAGRAM

Jennifer López y Ben Affleck derrochan pasión en la Costa Azul

Fuentes de su entorno revelan que los tortolitos estarían barajando la posibilidad de irse a vivir juntos a una mansión, cuyo precio asciende a 85 millones

3 min

Son la viva imagen del amor: Jennifer López y Ben Affleck han sido tocados de nuevo por la flecha de Cupido. Y es que aunque lo suyo terminó como el rosario de la Aurora hace ya casi dos décadas, no se puede negar que la pareja, hoy por hoy, atraviesa su momento más dulce.

De hecho, a juzgar por las imágenes no es osado asegurar que los tortolitos viven en una eterna luna de miel. Tras pasar unos días de ensueño, a bordo de un yate recorriendo el litoral de la inigualable Costiera Amalfitana, el cineasta y la cantante se encuentran ahora disfrutando de la exclusividad y del glamur de Saint Tropez, en la Costa Azul francesa.

Vacaciones en Saint Tropez

Casualidad o no, un destino al que la puertorriqueña viajó en sus primeras vacaciones junto a su exnovio, el jugador de beisbol y empresario Alex Rodríguez. Para mayor sorpresa, ha sido el propio Rodríguez quien también se ha desplazado a tan sibarita enclave en compañía de una nueva fémina. Una mujer, cuya identidad no ha sido revelada, y calificada de “su nueva novia”, según los tabloides estadounidense.

Así las cosas, el portal TMZ revelaba en exclusiva los planes de futuro de Affleck y López. Al parecer, los protagonistas del romance del año se encontrarían barajando la posibilidad de desembolsarse la friolera de 85 millones de dólares por una exclusiva mansión en la ciudad californiana de Los Ángeles.

Vida en pareja

En concreto, en el inmueble estaría ubicado en el codiciado y selecto barrio de Beverly Hills, o lo que es lo mismo, la cuna y meca del postureo yankee. De confirmarse su adquisición, cabe destacar que la vivienda, de grandes dimensiones, está equipada con todo tipo de lujos y detalles: 12 dormitorios, 24 cuartos de baño, piscina, pista de baloncesto y hasta un ring de boxeo.

Con todo, esta no fue la única casa que visitó la pareja previo a irse de vacaciones. Fuentes del entorno de ambos, confirmaron que la boricúa y el canadiense también visitaron la mansión de Bob Hope, un buen amigo cuyo rancho supera las dos hectáreas y cuenta con campo de golf propio.