Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La mujer de Kiko Rivera, Irene Rosales / EP

Irene Rosales se muestra tajante ante las declaraciones de Dulce Delapiedra

La exasistenta de Cantora avivó la guerra familiar entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja en una polémica entrevista para la revista 'Lecturas'

3 min

El último capítulo de la guerra entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera lo ha escrito Dulce Delapiedra, la antigua asistenta de la tonadillera. La que en su momento fuera mano derecha de la cantante quiso hacer algo de caja antes de Navidad con una entrevista en la que no dejó títere sin cabeza.

Unas polémicas declaraciones por las que ha sido preguntada la mujer del disc jockey, Irene Rosales, quien se ha mostrado tajante con la exniñera del músico y fiel escudera de Isa P: "Ni las he visto, ni las voy a ver, ni tengo intención de verlas". Un resumen del hartazgo de los Rivera sobre todos los que aprovechan la situación para volver a sus 15 minutos de fama.

Las polémicas declaraciones

La catalana reveló, en su entrevista a Lecturas, informaciones que ponen en evidencia al clan de los Pantoja. Dulce aseguró que todo empezó tras un concierto de Isabel Pantoja en Barcelona, en 1989. Loca por Agustín Pantoja, la asistenta entró a formar parte del personal de Cantora hasta que fuerte enfrentamiento con los Pantoja la puso de patitas en la calle en 2014.

Más de 25 años de servicio en los que Dulce asegura que nunca cobró más de 600 euros y que sus números estaban casi siempre en rojo. Además, sorprendió al asegurar que "Isabel Pantoja quería envejecer a mi lado. Me dijo que me iba a poner un piso a mi nombre y se arrodilló para que volviera a Cantora".

¿Qué opina Kiko de Dulce?

Sobre el conflicto entre madre e hijo, Dulce acusa a Kiko Rivera de no darse cuenta de los engaños de su madre con la herencia de su padre hasta "que tuvo el agua al cuello. Le sobraba el dinero y me decía que se limpiaba el culo con billetes de 500 euros". Además, acusa a Francisco y Cayetano Rivera de estar "aprovechándose de Kiko".

Eso sí, tiene claro que se acabarán reconciliando, pero que tardarán por el "orgullo" y la "soberbia" de la artista. Unas polémicas declaraciones sobre las que Irene Rosales ya se ha pronunciado al afirmar que no piensa verlas y sostener que su marido "no opina nada de Dulce porque no vamos a ver nada ni tampoco nos interesa".