Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El futbolista Iker Casillas emocionado / EFE

Iker Casillas pide ayuda a gritos tras su separación: "Estoy agotado"

El excapitán de la selección española de fútbol reconoce que necesita auxilio "profesional" ante las cargas familiares

3 min

La separación de Iker Casillas y Sara Carbonero ha hecho correr ríos de tinta y ha acaparado portadas. Muchas son las voces que hablaron de supuestas infidelidades del guardameta, pero ahora este confiesa que está “agotado”.

La pareja deja atrás 11 años de relación y la Eurocopa no ha hecho más que recordar el mítico beso del portero a la periodista en directo que sorprendió y enamoró al mundo.

Cansado

Ambos han pasado por momentos muy bonitos, en especial el nacimiento de sus dos hijos, su boda y su mudanza a Portugal. En el lado negativo, se encuentra el adiós del jugador al Real Madrid, el infarto que sufrió él y el cáncer que padeció ella. Todo eso deja poso, y el futbolista lo empieza a notar.

“Estoy agotado física y mentalmente”, confiesa en la revista Diez Minutos. Ha sido un año complicado. La exposición mediática ha sido máxima, el Covid-19, el confinamiento y la ruptura no han sido fáciles con tantos rumores. 

Ayuda profesional

El portero confiesa que lleva “muchas cargas encima a nivel familiar” por lo que está “necesitando ayuda profesional”. Un grito desesperado para enfrentar todo lo que le viene por delante.

La ruptura fue amistosa. Sara permite que Iker vea siempre que quiera a sus hijos, un hecho que agradece porque está hecho un padrazo. En diversas ocasiones se le ha visto recoger a los menores en la escuela. "Mientras mis peques estén bien y yo bien de salud, lo demás me la bufa".

Amenazas

Eso sí, avisa a navegantes y supuestas amantes que aparecen: "Quien me ha hecho daño, pagará". No es la primera ver que lo hace, hace apenas unos meses admitía estar "cansado de ver a distintas personas que se inventan historias" relacionadas con él, por lo que movilizó a sus abogados para que "inicien las correspondientes demandas dirigidas a quienes están difundiendo informaciones totalmente falsas y que deberán demostrar en los tribunales de justicia".

"Me gustaría recalcar que nuestra separación fue amistosa, y en el comunicado que emitimos mi mujer y yo pedimos respeto para ella, para mis hijos y para mí. Lamentablemente no se está produciendo, reflejándose en un acoso permanente", recordaba en un comunicado a principios de mayo. El acoso ahora le ha hecho emitir un grito de hastío.