Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una agente de la Guardia Civil / EP

La Guardia Civil acude a Cantora en busca de Isabel Pantoja

Los agentes buscan a la cantante para que atienda a una citación judicial pendiente por una deuda impagada

3 min

Escándalo en Cantora. La Guardia Civil acude a la finca de Medina Sidonia (Cádiz) con la férrea voluntad de encontrarse con Isabel Pantoja.

La noticia llega en un momento convulso para la cantante. Metida de lleno en el nuevo talent de Telecinco, Top Star, ve como las audiencias no son como esperaban los responsables de la cadena. En su segundo viernes de emisión, el programa ha caído por debajo del 10% de cuota de pantalla, mientras su competidor principal, La Voz Kids, se eleva hasta el 23,4%.

La Guardia Civil acude a Cantora en busca de Isabel Pantoja / CD

Citaciones

En medio de este nuevo fracaso laboral, la tonadillera recibió la semana pasada la visita de la Guardia Civil ante su negativa a recoger una citación judicial. Esta no tiene nada que ver con los problemas con su hijo, sino con los de una amiga que interpuso una demanda contra ella de conciliación para que le devolviera 76.000 euros que supuestamente le debe la artista.

Hasta en dos ocasiones ha sido citada la cantante en los juzgados por este caso; la primera vez fue el 16 de marzo, la segunda, el 27 de abril. En ninguna de estas fechas acudió.

Relación y deuda

La periodista Paloma García Pelayo asegura que tras el incumplimiento de la primera cita la Guardia Civil fue a Cantora para entregarle la citación en mano, pero tampoco hubo suerte. El personal de la casa informó a los agentes de que la folclórica no se encontraba en el hogar, sino en Madrid. Ahora se sabe que probablemente estaría en pleno rodaje del talent televisivo.

La demandante, Dolores, es una octogenaria que durante años no solo cuidó de la finca, sino también de los niños de Isabel. La relación entre ambas era tan buena que, cuando Pantoja fue a la cárcel, en 2014, la trabajadora le pagó 76.000 euros y 10.000 euros poco después. Estos últimos se los devolvió, el resto no. Ahora, la mujer “necesita ese dinero porque ella no puede ya casi moverse", asegura un amigo suyo.