Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Gloria Camila en 'Ya son las ocho' / MEDIASET

Gloria Camila cierra la puerta a una reconciliación con Rocío Carrasco: "No la voy a llamar"

La hija de la Jurado no perdona a su hermana el daño que le ha hecho a su sobrina Rocío Flores

3 min

La aparición sorpresa de Rocío Carrasco en El Programa de Ana Rosa está dando mucho de qué hablar. La hija de la Jurado se sentó en el plató de Joaquín Prat para promocionar la nueva entrega de Montealto: regreso a la casa, pero terminó hablando de Antonio David Flores, su hija Rocío y su hermana Gloria Camila.

La heredera universal de La más grande advierte que los documentos que va a mostrar sobre su madre "le van a hacer daño" y que todavía no está lista para mantener una conversación con Gloria. Ella, por su parte, se ha mostrado mucho más tajante con Carrasco: "Después de ver lo de Ana Rosa no la voy a llamar. Ya no existe la llamada". 

Ninguna da su brazo a torcer

Rociíto siente ese rechazo porque "en vez de llamarme y preguntarme, lo que hizo fue ir a un juzgado y pedirme una documentación judicialmente", a lo que la hija de Ortega Cano ha respondido: "Si la hubiese llamado para pedírselo, se hubiese negado igualmente, porque en el juzgado ella alude a que es la heredera universal". 

Ante todo, la colaboradora de Ya son las ocho tiene claro que si ella llamase a su hermana "no lo cogería" y si fuese Carrasco la que le llamase, "no iba a estar preparada". La una por la otra y la casa sin barrer, por lo que, de momento, la puerta a la reconciliación entre las hermanas queda cerrada

El daño ya está hecho para Ro

Gloria Camila también ha reaccionado a las declaraciones que hizo sobre su hija Rocío Flores. De hecho, no perdona a su hermana el daño que le ha hecho a su sobrina, ya que considera que ya es demasiado tarde para "dejarla a un lado".

"Rocío sigue sufriendo por el acoso de la gente, por insultos, amenazas y barbaridades que no van a cesar porque se pare esto", ha afirmado. Así las cosas, Gloria Camila prefiere mantenerse al margen pero con su postura bien marcada: "Yo ver, oír y callar".