Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ana Soria y Enrique Ponce / EP

Enrique Ponce y Ana Soria, apasionado reencuentro tras los rumores de ruptura

El torero y la estudiante de Derecho desmienten su supuesta crisis con besos y muestras de cariño en plena calle

3 min

Cuando parecía que su amor había terminado, Enrique Ponce y Ana Soria han sorprendido a todos con un apasionado reencuentro. Hace dos semanas, la revista Semana confirmaba que los tortolitos estarían más distanciados que nunca. Sin embargo, nada de eso sería cierto.

Una imágenes exclusivas del mismo semanario del corazón demuestran ahora que la relación pasa por un buen momento y la pasión que existe entre ellos es más que latente. Y es que a pesar de los últimos distanciamientos, continúan viviendo su historia de amor por todo lo alto.

Mucha pasión

Sin planes de boda a la vista, Ana Soria aseguró este pasado fin de semana en Viva la vida que ella y novio están centrados en el momento actual: "No, no. Estamos viviendo el presente y ya está. Muy contentos y muy felices", desveló la joven muy ilusionada.

Enrique Ponce y Ana Soria en 'Semana'
Enrique Ponce y Ana Soria en 'Semana'

No obstante, hace unas semanas todas las alertas saltaron y algunos hablaron incluso de ruptura entre la pareja. Entonces se dijo que ya estaban viviendo prácticamente separados, ya que cada uno atendía a sus respectivos compromisos en soledad. Tal y como apuntaron en aquel momento miembros cercanos a la familia de la joven, aunque no existe una crisis en la pareja como tal, sí que aseguran que la relación entre ellos ha cambiado.

Muy unidos

Nada más lejos de la realidad. Los enamorados continúan viviendo en Almería, aunque el torero suele abandonar la casa durante días para hacer frente a sus obligaciones como padre y sus negocios en la finca de La Cetrina, en Jaén. La joven, por su parte, sigue totalmente centrada en sus estudios de Derecho

Después de alejarse de las redes sociales, son pocas las ocasiones en las que Ponce y Soria se han dejado ver públicamente, algo que avivó todavía más las especulaciones. ¡Pero todo lo contrario! Los tortolitos siguen gritando su amor a los cuatro vientos.