Menú Buscar
Cebrián y su tercera mujer posan para 'Vanity Fair'

Cebrián y su tercera mujer posan para 'Vanity Fair'

La pareja explica cómo se conocieron en Londres y la romántica pedida de mano que el empresario preparó para sorprenderle

3 min

El expresidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, no es muy dado a dejarse ver en los medios, pero el amor lo puede todo. 

El periodista y empresario ha posado junto a su tercera esposa, Mihaela Mihalcia, para la revista Vanity Fair. Cebrián, de 74 años, estuvo anteriormente casado con Gemma Torallas, con quien tuvo cuatro hijos y, posteriormente, con Teresa Aranda, madre de sus dos últimos hijos y con la que pasó 25 años de matrimonio.

Se conocieron en Londres

La joven rumana de ojos azules con quien el empresario pasó por el altar el pasado septiembre tiene 38 años y confiesa que, tras conocerle, "tuvo que buscar en Google" para saber quién era. Para ella el español era un total desconocido. 

Cebrían relata que su primer contacto fue en un viaje en Londres y de forma totalmente casual: “Fue un poco por casualidad, tomando una copa. Me cayó simpática, pero no fue un amor a primera vista”.

Fotografía de Félix Valiente. Vanity Fair febrero

Cebrián y su mujer en el reportaje de 'Vanity Fair'

Su primera mujer asiste a la boda

Pese a ser su tercer matrimonio, el periodista y cofundador de El País también tiene su faceta romántica. Según el relato de su ya esposa, Cebrián le "pidió matrimonio" de forma muy romántica: "Con el anillo y todo, se puso de rodillas, a lo clásico”, recuerda Mihaela. “Nunca pensé que iba a encontrar a alguien como Juan. Me gusta la gente madura, pero me había rendido”.

El enlace se celebró por el rito ortodoxo en el jardín de su casa. Acudieron al enlace alrededor de 80 personas. Entre las figuras más destacadas, el abogado Javier Cremades y su esposa, Arancha Calvo-Sotelo; el productor de cine José Manuel Lorenzo y la primera esposa de Cebrián, Gemma Torallas. “Nos llevamos muy bien. Es una señora”, apostilla Mihalcia en el reportaje de Vanity Fair.

Un amor sin límites

Ni la diferencia de edad ni la apretada agenda del empresario han sido obstáculos para que la relación vaya viento en popa. 

Mihalcia lo explica así: “Juan nunca me ha puesto ningún límite. No me ha dicho cómo me tengo que vestir ni comportar. Me ha dejado ser libre”.

El reportaje aparecerá en el número de febrero de la revista.