Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Terelu Campos, Rocío Carrasco y Carmen Borrego / EP

Carmen Borrego y Terelu Campos, el apoyo fundamental de Rocío Carrasco

Las hijas de María teresa Campos se han abierto en canal para explicar lo mal que lo ha pasado su amiga

3 min

Rocío Carrasco se encuentra en el ojo del huracán. La hija de Rocío Jurado ha hablado alto y claro sobre la relación con su familia mediática en los últimos episodios del especial dedicado a su madre, Montealto: regreso a la casa, además de cerrar la puerta a una reconciliación con su hija Rocío Flores

Ante este huracán mediático, Carrasco cuenta con dos apoyos fundamentales: Carmen Borrego y Terelu Campos. La familia de María Teresa Campos ha sido un refugio para Rociíto durante todos estos años en los que ha estado sepulcrada en el silencio. Ahora, son ellas las que han querido explicar para la revista Lecturas lo mal que lo ha pasado su amiga todo este tiempo.

Forman parte de su familia

Carmen Borrego ha confesado que "al principio de la docuserie sentí mucho dolor porque yo la he visto muy hundida y muy mal". De hecho, su propia madre lo ha ejercido también para Carrasco, ya que "ella la entendía y le daba tranquilidad. Siempre se ha comportado como una madre con ella, aunque haya gente a la que le moleste". 

La colaboradora de Sálvame asegura sentirse muy orgullosa de su amiga ya que le vuelve a ver "brillo en los ojos porque estaba muerta en vida". Brinándole todo su apoyo incondicional, no duda en decir que "Rocío es capaz de todo, muy trabajadora y con una personalidad arrolladora".

Libre de condena

Por su parte, su hermana Terelu se siente satisfecha y aliviada de que Carrasco cuente con el apoyo de su familia no mediática, "una familia que de verdad quiere en estos momentos a su lado y que la han apoyado en el peor momento de su vida". De hecho, ella se considera parte de esta familia e incluso la califica de "hermana". 

Con todo, a la mayor de las Campos le indigna que se la machaque tanto por contar su verdad: "Ella cometió un error a los dieciocho años y a los cuarenta y cinco que va a cumplir sigue pagando con ello. Qué condena tan larga, ¿no? ¡Qué condena para toda la vida! ¿Es eso justo?". Terelu habla del error de cruzarse con el padre de sus hijos. "¿Podrá estar libre alguna vez de esa condena?", se pregunta.