Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Canales Rivera llora en directo / MEDIASET

Canales Rivera, destrozado y hecho un mar de lágrimas

El torero detalla el mal trago que pasa con su pareja actual después de conocerse su relación con Cynthia

3 min

Canales Rivera pasa uno de sus peores momentos a nivel sentimental. Desde que estallara la bomba de su supuesta relación con Cynthia Martínez, ya nada ha sido lo mismo con su pareja, Isabel Márquez de Prado.

Las declaraciones contradictorias del torero, que ha pasado de decir que no conocía a su supuesta amante a admitir que durmió con ella pero sin tener sexo, han acabado por dinamitar su vida amorosa.

¿Sin solución?

Este viernes, el colaborador de Sálvame no ha podido evitar llorar al confesar que su novia ha roto con él. "Estamos intentando solucionarlo y darle una vuelta. Tiene toda la razón, ahora mismo es lo que me merezco, nada más", lamenta.

Rivera admite que la culpa ha sido suya y le da toda la razón a ella: "¿Cómo va a estar de momento con alguien que le ha engañado, le ha mentido y se ha portado como un verdadero gilipollas?".

Avergonzado

"Ya no hay nada que hablar", confiesa. Unas palabras que han dejado atónito al mismo Jorge Javier Vázquez que le ha preguntado si la ruptura es definitiva. "Por mí no, en mi mano no está, pero es comprensible. La he montado muy gorda y muy vergonzoso", responde.

Todo fue por ese desliz que ha tratado de ocultar desde hace meses y que un polígrafo a Cynthia pareció confirmar. "Mi principal error ha sido no contárselo a ella desde el principio. No cuando salió en los medios sino al instante, cuando supe la metedura de pata que había cometido”, reconoce muy dolido.

A la espera

Pese a que sus compañeros de programa le repitieron en diversas ocasiones que fuera sincero, él negó siempre la mayor hasta que fue corrigiendo su versión. En este sentido lamenta que su “error no fue cómo lo manejé. Lo manejé igual de mal que la maldad que ya había hecho. Si se lo hubiese dicho desde el principio no habría pasado nada"

Márquez de Prado todavía no ha abierto boca, pero él sólo espera volver con ella. “Me gustaría que ya quedara aquí porque no se merece el daño. No se lo merece, bastante lleva... Me da mucha vergüenza lo que he hecho, estoy intentado digerir y aprender", sentencia.