Menú Buscar
Captura del videoclip 'Para que el mundo lo vea' / ARNAU GRISO

La divertida crítica de Arnau Griso al 'postureo'

El nuevo single del dúo catalán, ‘Para que el mundo lo vea’, ha sido grabado íntegramente en Instagram Stories

3 min

Instagram ha alcanzado los 1.000 millones de usuarios mensuales en todo el mundo y se ha convertido en una de las redes sociales por excelencia para dar rienda suelta al postureo. Sin embargo esta herramienta --perteneciente a Facebook-- tiene muchos más usos, como por ejemplo, grabar videoclips musicales. Arnau Griso es un buen ejemplo de ello.

El dúo catalán ha publicado recientemente su nuevo single, Para que el mundo lo vea, el segundo avance del que será su primer álbum de estudio, que llevará el nombre de Revolución Bananera. El tema es “una oda hilarante y una crítica exaltada al fenómeno social del postureo”, tal como declaran los músicos. Y por ello, nada mejor que utilizar Instagram para crear un vídeo grabado íntegramente utilizando la función Stories.

¿Tu autoestima se mide en ‘likes’?

Los integrantes de Aranau Grisso han definido esta funcionalidad de la red social de fotos como "la máxima expresión del postureo". Así, la crítica de su videoclip se hace incluso más evidente al grabar un vídeo en vertical que "desafía las normas básicas del audiovisual y gritar a los cuatro vientos que te haces más selfies que nadie en el barrio”, explican los miembros de Arnau Griso.

 

Videoclip del tema Para que el mundo lo vea, de Arnau Griso / YOUTUBE

En la pieza audiovisual se entrelazan las autofotos de los fans con cameos de compañeros del panorama musical como El Niño de la Hipoteca, Sofía Ellar, Bely Basarte, Álvaro Soler, Andrés de Dvicio y también de influencers como Trendy Taste cantando la canción. “Un popurrí de hipocresía 2.0 para llegar hasta el fondo del debate de esta canción: ¿Tu autoestima se mide en likes?”, apuntan.

El fenómeno del 'postureo'

Arnau Griso explica que “el postureo es el resultado del ser social que llevamos dentro. El último paso de la evolución del ser humano hacia el ridículo más absoluto abanderado por un palo selfie”.

Esta crítica pretende ser constructiva, según declara el dúo catalán, quienes invitan a “comprobar cuánta hipocresía podemos acumular juzgando el postureo y apareciendo en el videoclip con un gintonic de pepino en una piscina”.