Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La actriz y presentadora, Ana Obregón, vestida de luto / EP

Ana Obregón, rota de dolor: "Ojalá llegue el día en que pueda recordarte en paz"

La actriz sigue en su intento por retomar la vida de antes, pero le cuesta olvidar la muerte de Aless Lequio cuando ya han pasado ocho meses después de su adiós

3 min

El 13 de mayo de 2020, Ana Obregón tuvo que despedirse de su hijo, Aless Lequio, víctima de la leucemia contra la que luchó durante años. Ahora, justo ocho meses después, la actriz ha vuelto a dedicarle unas duras palabras en las que transmite el dolor que sufre desde entonces.

Ana no tiene reparos en mostrar que se encuentra completamente rota y sumida en un pozo de tristeza del que, pese a que pensábamos que estaba saliendo poco a poco, sigue inmersa. Y en su última publicación en Instagram vuelve a romper los corazones a sus seguidores al confesar que "ojalá llegue el día en que pueda recordarte en paz".

"El dolor es devastador"

Dos semanas después de su reaparición como presentadora de las campanadas de TVE, donde dió una verdadera lección de fuerza y entereza al afrontar el dolor más grande que se pueda imaginar, Ana Obregón afronta el 2021 con nuevos retos sobre la mesa. Pero el dolor por la muerte de su hijo sigue bien presente.

La última publicación de Ana Obregón sobre Aless Lequio / INSTAGRAM
La última publicación de Ana Obregón sobre Aless Lequio / INSTAGRAM

Pese a sus esfuerzos por volver a la vida de antes, la bióloga sigue mostrando lo mucho que le duele la pérdida de Aless. Hoy, más sincera que nunca, ha vuelto a subir una publicación en Instagram en la que ha escrito: "Ocho meses sin ti. Ocho meses sin vida. Los dos", desvelando que "escribo para intentar transformar el dolor en palabras, pero cuando el dolor es devastador es indecible. No hay palabras".

La reflexión más dura de Ana

Tal y como señala la propia actriz, "en ningún diccionario del mundo" hay palabras para designar a "los padres que han perdido un hijo". "Solo encontré una en sánscrito: VILOMAH (en contra del orden natural)", continua Ana en su escrito.

"Ojalá hubiera una palabra para recordarles. Una palabra que refleje que detrás del dolor más terrible que se puede vivir existió el amor más indescriptible que una persona pueda experimentar", ha deseado justo antes de encogernos el corazón al confesar que "ojalá llegue el día en que pueda recordarte en paz". Unas palabras que reflejan que Ana sigue rota de dolor, aunque estamos seguros de que, retomando su vida y su carrera profesional, lo conseguirá poco a poco.