Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un pelo limpio, para el cual se pueden emplear champús en seco/Tim Mossholder en UNSPLASH

Nada de mojar el pelo: ¿cómo funcionan los champús en seco?

El uso de este tipo de productos cosméticos resulta adecuado para momentos puntuales

Victoria Herrero
6 min

No se trata de un truco de magia, sino de la evolución del mundo de la belleza y la cosmética (en este caso la capilar). Ahora para tener el pelo limpio y listo en cuestión de unos minutos no hace falta darse una ducha y ni tan siquiera mojarse el pelo. La revolución se llama champú en seco, que sobre todo resulta muy útil para el cabello cuando no se tiene tiempo de meterse bajo el agua, además de ser ideal para meter en la maleta cuando uno se va de viaje

Es el momento de decir adiós al gesto de enjabonarse hasta que salga espuma. Con estos nuevos productos (que ya se pueden encontrar en todo tipo de establecimientos y no solo los específicos de estética) bastará con aplicar un poco de cantidad repartida por todo el pelo (incidiendo en el cuero cabelludo y las raíces) para no solo limpiarlo; también ganar volumen en la melena, fijarlo o aportarle un toque extra de brillo.

Imagen de una ducha con champús en un soporte/ Onne Beauty en UNSPLASH
Imagen de una ducha con champús en un soporte/ Onne Beauty en UNSPLASH

Pros y contras

Como todo, en este caso no iba a ser menos, el empleo de estos productos de belleza instantáneos tiene su parte positiva y otros aspectos no tan aplaudidos. En este último ejemplo, aunque su uso no está desaconsejado, lo mejor es no hacerlo de manera habitual y olvidarse para siempre del agua y del lavado de pelo como toda la vida. Los champús en seco resultan una buena opción en ciertos momentos cuando se va con prisa o bien si uno no está en casa y necesita lucir un mejor aspecto. 

Pero solo en esos casos, ya que de lo contrario se pueden obstruir los poros del cabello con tal cantidad de producto que perjudique que estos puedan respirar. La parte más agradable se refiere a que su empleo es más aconsejado para aquellas personas con el pelo graso, así no tienen que estar continuamente lavándoselo. Al contrario, los champús en seco no resultan muy adecuados para cabellos secos ya que potenciaría esa falta de hidratación natural. 

¿Cómo se aplican?

Esta parte no tiene mayor complicación y puede usarse en un momento y en cualquier lugar. Basta con tener el pelo seco, de nada serviría tener el pelo mojado como es lógico, y aplicar el producto en la cantidad justa y poco a poco mechón por mechón. En la mayoría de los casos, este producto viene en formato spray y resulta muy cómodo para aplicar en la raíz del pelo. Es sí, nunca en las puntas.

Tras darle forma con los dedos para que el producto penetre bien y cumpla con su función de liberar al cabello de un exceso de suciedad, el último paso es peinarlo al gusto. Lo dicho, en apenas 5 minutos se puede lucir un pelo más limpio e incluso si se está de viaje y no hay tiempo.

¿Lo último? Champús sólidos

Otro nuevo avance en el mundo de la cosmética capilar y que cada día tiene nuevos adeptos, sobre todo con la idea de desterrar plásticos de envases y apostar por el cuidado del entorno natural. Es el caso de los champús que vienen en formato sólido en lugar de los convencionales líquidos. Una innovadora apuesta que no tiene más beneficios a nivel de salud para el cuero cabelludo. Todo parte de gustos personales. 

Una de las diferencias con los formatos líquidos es que al requerir menos agua para su elaboración previa no es necesario añadir en su composición parabenos, siliconas o sulfatos que tienen algunos de los envases tradicionales y que en algunos casos pueden irritar la piel. Además, otro de los aspectos positivos es que no van en envases plásticos con lo cual se camina en una dirección más sostenible; además de que suelen durar mucho más que los productos de toda la vida. En otras palabras, ahorro económico y una menor huella de carbono. 

Consejos para un pelo limpio

Sea cual sea el tipo de champú empleado (y sin abusar si es en seco), para mantener un pelo brillante y sin rastro de suciedad lo más importante es tener en cuenta una serie de recomendaciones. Emplear un producto neutro que respete el cabello, aclarar el pelo con agua templada ya que si está muy caliente se favorece la formación de grasa y limpiar cada cierto tiempo peines y accesorios.

Además, no viene mal irse olvidando de manías como tocarse el pelo de forma continua, echar demasiados productos al pelo o abusar de geles, gominas o del empleo del secador; así como apostar por una alimentación sana que favorezca la salud del cabello.