Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la periodista Carme Chaparro / CUATRO

Carme Chaparro llega a las librerías el 22 de septiembre con su nueva novela

De nuevo la protagonista de la historia es la inspectora de policía Ana Arén

Victoria Herrero
6 min

Septiembre es el mes por antonomasia del fin de las vacaciones (para la mayoría, ya que los hay con suerte que las disfrutan cuando todos se han ido), del regreso a los madrugones y las obligaciones diarias y de la vuelta al cole. Pero el noveno mes del año también es propicio para los nuevos comienzos y las novedades, por ejemplo en el caso de las librerías y el sector literario. Y es que no son pocos los autores que eligen este mes para presentar sus más recientes novelas, como es el caso de la periodista Carme Chaparro.

Carme Chaparro, comunicadora y rostro habitual de la televisión nacional tanto en informativos como en programas de entretenimiento, aterriza en las estanterías de los libreros con su tercera y esperada novela que saldrá a la venta el próximo 22 de septiembre. Un trabajo que lleva por título No decepciones a tu padre y del que ya se conoce hasta la portada que llevará. Una oportunidad para conocer de primera mano el buen hacer de la que ahora es una de las escritoras de novela negra más aclamadas y leídas del panorama nacional. 

Portada de la nueva novela de Carme Chaparro / EDITORIAL ESPASA
Portada de la nueva novela de Carme Chaparro / EDITORIAL ESPASA

Tercera novela

En esta tercera entrega que escribe la periodista se adentra de nuevo en un thriller lleno de misterio con el que se cierra la trilogía que anteriormente empezó con la publicación de sus dos primeras novelas: No soy un monstruo y La química del odio. En este caso la historia gira otra vez alrededor de la figura de la inspectora de policía Ana Arén y del descubrimiento del cadáver de una famosa mujer, Nina Vidal, que lo tenía todo en la vida (en apariencia) para ser feliz: juventud, dinero, popularidad... pero también atravesaba una depresión

La vida de la fallecida se ve truncada con su terrible asesinato, casi al mismo tiempo que por casualidad aparece otro cadáver. El de una joven que guarda las mismas características y el mismo estilo de vida y ambiente social que el de Nina Vidal. Es en este punto del libro cuando el lector se pregunta si ambos casos guardan relación entre sí, son fruto del puro azar o, por el contrario, hay un asesino en serie que se mueve por los círculos y ambientes más elitistas y poderosos. Preguntas que, para la investigadora, suponen además el mayor reto en su andadura profesional.

'No soy un monstruo'

La saga que sigue en este tercer libro comienza para Came Chaparro en el año 2017 cuando publica su primera obra como escritora. Un debut (aunque años antes había dado forma a un ensayo) que para sorpresa de muchos, y de ella misma, tuvo una amplia acogida positiva tanto por la crítica especializada como por el público y los lectores.

Tanto es así que por este primer trabajo se llevó a casa el Premio Primavera de Novela 2017. Un reconocimiento a un argumento que descubre la historia de dos mujeres, una policía y la otra periodista. Un libro que empieza con la peor pesadilla para unos padres, la desaparición sin dejar rastro de un niño en mitad de una tarde de compras y entre el bullicio que supone un centro de comercial en plena hora punta. Es en estas primeras páginas en las que la propia autora no solo pone contra las cuerdas al lector, también a los personajes protagonistas de la trama. 

'La química del odio'

El segundo trabajo supone de nuevo la vuelta de la inspectora Arén a las páginas. En este caso, su vida personal y profesional no conoce tregua alguna y debe enfrentarse a un nuevo reto después de que el caso anterior casi acabara con ella. En esta ocasión su enemigo no solo es un despiadado asesino de algunas de las mujeres más conocidas del país, sino que esos mismos demonios también se centran en la figura de un superior que no confía en ella y que la cuestiona a cada paso y de un equipo que tampoco se lo pone fácil para desempeñar su trabajo. 

Por si fuera poco, la policía se encuentra inmersa en mitad de toda la atención mediática por la identidad de las fallecidas salvajemente asesinadas. Con estas premisas, nada sencillas, como base, la inspectora deberá resolver de nuevo unos crímenes que a simple vista parece que no tienen salida al final del túnel. Casi de forma paralela, Ana Arén tendrá que luchar con el apremio del tiempo, así como contra un asado que cada dos por tres se interpone en su presente para jugarle alguna mala pasada.