Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los varones que ha participado en el estudio /EP

Tres parapléjicos vuelven a caminar con un implante de electrodos en la médula espinal

En un solo día se les ha podido restaurar varias funciones motoras como la capacidad de andar, pedalear y nadar

3 min

Avance trascendental en Medicina. La revista Nature Medicine ha publicado este lunes el hito científico que ha permitido que tres personas parapléjicas hayan podido andar de nuevo a través de la estimulación eléctrica personalizada de la médula espinal.

Por medio de paletas de electrodos diseñadas específicamente para lesiones de médula se ha logrado restaurar a corto plazo los movimientos motores independientes en una terna de pacientes con parálisis sensoriomotora completa. Esta técnica forma parte de un ensayo clínico llevado a cabo por un equipo suizo de investigadores.

Restaurar la función motora

El estudio, todavía en curso, ha demostrado que los tratamientos de estimulación específicos, diseñados para cada paciente, presentan resultados con “una eficacia superior” que otras prácticas generales incluso en lesiones medulares de mayor gravedad. Para Grégoire Courtine y Jocelyne Bloch, responsables del ensayo, la estimulación eléctrica de la médula espinal es actualmente una opción terapéutica prometedora, y eficaz, con la que restaurar la función motora en personas con lesión medular.

De hecho, en el experimento llevado a cabo han participado tres voluntarios hombres de entre 29 y 41 años, con parálisis completa de piernas, en los que se combinó la paleta de electrodos con "un marco computacional personalizado que permitió posicionar con precisión la paleta de electrodos para cada uno de los pacientes y personalizar los programas de estimulación de la actividad".

Volver a andar, nadar y pedalear

Un "enfoque optimizado" de estimulación en la médula espinal que permitió a los tres varones restaurar en un solo día la capacidad de andar de manera independiente así como pedalear y nadar. Asimismo, de forma posterior, se sometieron a una sesión de neurorrehabilitación, llevada a cabo fuera del laboratorio y con la que pudieron volver a realizar las mismas actividades que en el estudio pero con la ayuda de una tableta.

El experimiento ha sido aplaudido y alabado por la comunidad científica, ya que abre la puerta a poder ayudar a personas con todo tipo de lesiones medulares.