Menú Buscar
Hombre al que le entra sueño al conducir / PIXABAY

¿Por qué nos entra sueño al conducir?

Un estudio confirma que la sensación de adormecimiento que tienen los conductores al ponerse al volante está causada por las vibraciones del asiento

17.07.2018 11:50 h.
3 min

Durante el verano el número de desplazamientos en carretera aumenta con motivo de las vacaciones de gran parte de la población. Y también es una época en la que crece el número de accidentes, muchos de ellos causados por el cansancio y el sueño que produce conducir. Pero, ¿por qué sucede esto?

Un equipo de la universidad RMIT de Melbourne (Australia) ha publicado un estudio llamado 'Los efectos de la vibración física sobre la variabilidad de la frecuencia cardíaca como medida de la somnolencia' con el que tratan de analizar las razones que nos llevan a tener sueño cuando nos ponemos al volante, algo que sucede independientemente del nivel de cansancio y del estado físico y mental del conductor.

Vibraciones de baja frecuencia

“Cuando uno está cansado es fácil empezar a dar cabezadas. Hemos comprobado que las suaves vibraciones en los asientos de los coches pueden relajar el cerebro y el cuerpo”, ha señalado Stephen Robinson. Para llegar a esta conclusión los investigadores contaron con un grupo de voluntarios, que fue sometido a dos sesiones de conducción en un simulador creado para producir vibraciones en el asiento a diferentes frecuencias.

En la primera condujeron sin ningún tipo de vibración, mientras que en la segunda se aplicó sobre los asientos unas vibraciones de baja frecuencia de entre 4 y 7 ciclos por segundo (Hz.). El resultado es que a los quince minutos de comenzar la segunda prueba los conductores ya comenzaban a mostrar signos de somnolencia. Mientras que a la media hora ésta ya era significativa, y mantener la lucidez mental y el rendimiento cognitivo les requería hacer un esfuerzo considerable. A la hora al volante la sensación de sueño alcanzaba su punto máximo.

Contrarrestar el sueño

Los responsables del estudio creen que la sensación de sueño que produce conducir se puede contrarrestar utilizando vibraciones a diferentes frecuencias. Éstas tendrían el efecto contrario, es decir, ayudarían al conductor a mantenerse despierto y alerta a todo lo que sucede a su alrededor. Sin embargo, sostienen que hace falta realizar más pruebas de cara a que en el futuro los fabricantes de coches puedan diseñar vehículos que emitan estas vibraciones 'positivas'.