Menú Buscar
Una persona utilizando Telegram. /Creative Commons

¿Por qué Rusia ha bloqueado Telegram?

Un tribunal de Moscú ha ordenado el bloqueo del servicio de mensajería instantánea a petición del órgano regulador de las comunicaciones

13.04.2018 13:50 h.
3 min

Telegram, el servicio de mensajería instantáneo por internet que permite la comunicación cifrada, ha sido bloqueado en Rusia. La decisión de prohibir su uso ha sido tomada por un tribunal ruso después de que se viniera reclamando esta inhabilitación por parte de los reguladores de las comunicaciones. Pero ¿por qué ha sucedido este hecho?

El Roskomnadzor es el organismo ruso que regula y vigila el funcionamiento de los medios de comunicación. Ha sido esta institución la que pedía el bloqueo de Telegram. Los motivos son, precisamente, por el sistema de codificación de mensajes que posee esta aplicación.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, en una imagen de archivo. /EFE

Vladimir Putin, presidente de Rusia, en una imagen de archivo /EFE

Desvelar las comunicaciones

Telegram es precisamente una aplicación que fue desarrollada en Rusia por Nikolái Dúrov y Pavel Durov. La principal baza de este servicios es que sus comunicaciones son cifradas. Es decir, los mensajes de los usuarios son secretos y están protegidos, una característica que ha sido alabada y criticada por diferentes motivos.

En esta ocasión, el Servicio Federal de Seguridad de Rusia, el que fuera el antiguo KGB, estableció que Telegram Messenger no cumplía con las obligaciones legales como proveedora de servicios de mensajería. Éstas deben desvelar y descodificar las comunicaciones si las autoridades lo solicitan. Algo a lo que Telegram se negó. Y es por ello que ha acabado siendo bloqueado.

En la lucha contra el terrorismo, Rusia ya multó a Telegram con 800.000 rublos (en torno a 14.000 dólares) el año pasado por la misma situación. El Gobierno reclamaba la posibilidad de descifrar comunicaciones para interceptar comunicaciones entre grupos terroristas.

Telegram ha tenido un gran éxito entre los servicios de mensajería. Posee más de 200 millones de usuarios en todo el mundo. No obstante, una de las críticas que ha recibido es que su sistema facilita, por ejemplo, las comunicaciones entre los terroristas del Estado Islámico, ya que al ser cifradas no se les puede ubicar ni controlar.