Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un Apple Watch con función de electrocardiograma / PIXABAY

Este reloj te puede hacer un electrocardiograma (y ni siquiera lo sabías)

La compañía Apple ofrece la posibilidad de hacer esta prueba del corazón desde la muñeca en medio minuto

Noelia Hontoria
3 min

En otoño 2018, Apple lanzaba, junto a su Apple Watch Series 4, una función muy práctica: la posibilidad de hacer un electrocardiograma desde la muñeca. El wearable más popular de la compañía de Cupertino permite al usuario controlar ciertas variables de su estado de salud en tan solo 30 segundos y con una lectura de resultados muy sencilla.

Esta función, incluida tanto en el mencionado Apple Watch Series 4 como en el renovado Apple Watch Series 5 (lanzado en septiembre 2019) es una de las más populares del reloj, junto con la lectura de notificaciones, los pagos móviles y las alertas por nivel de ruido.

Utilidad de un electrocardiograma

Un electrocardiograma (o ECG) sirve para registrar las señales eléctricas del corazón. Con estos datos, se pueden detectar irregularidades en el ritmo cardíaco, un indicador imprescindible en la salud de las personas.

El Apple Watch permite llevar un registro de los datos del usuario con pruebas realizadas en tan solo 30 segundos.

Nube de aplicaciones en Apple Watch / PIXABAY
Nube de aplicaciones en Apple Watch / PIXABAY

Cómo hacer un ECG en el Apple Watch

El primer paso es tener la app actualizada y configurada en el Apple Watch. Normalmente se activa por defecto, en caso de que no sea así, desde la app Salud del iPhone se puede configurar.

El usuario tendrá que abrir la app en el reloj y colocar el dedo sobre la corona que se encuentra en el lateral derecho. Se mantiene durante 30 segundos, esperando la cuenta atrás que aparece en pantalla, y se retira. Inmediatamente se pueden visualizar los resultados, que quedarán visibles en pantalla y registrados en la app Salud.

Posibles resultados

El ritmo sinusal marca un patrón uniforme entre 50 y 100 LPM, a priori, no hay señales de alarma. Un indicador menos favorable es la fibrilación auricular, marcada por un patrón irregular entre 50 y 120 LPM. Si el ECG detecta frecuencia cardíaca alta o baja indica que patrón está por debajo de 50 LPM o por encima de 120 LPM. Por último, se puede visualizar también un resultado No concluyente, cuando el registro no se puede evaluar y se debe repetir la prueba.

Estos datos, en ningún momento, pueden utilizarse como una prueba definitiva, pero sí son una buena herramienta para que el usuario pueda controlar desde casa y en apenas 30 segundos si existe alguna irregularidad. Siempre se debe consultar con un doctor cualquier posible anomalía.