Menú Buscar
Un perro dentro de un coche / PIXABAY

El peligro de dejar a tu perro encerrado en el coche al sol en verano

Un perro puede tener un ataque al corazón cuando su temperatura supera los 41 grados, y sólo la mitad de los canes que lo sufren logran sobrevivir

03.08.2018 11:50 h.
3 min

La ola de calor que se está viviendo estos días en España no sólo afecta a la vida de las personas, también de los animales. Nuestras mascotas lo pasan igualmente mal debido a las temperaturas extremas que se registran en verano en nuestro país y, por ello, hay que tener cuidado de no dejarlos demasiado tiempo al sol ya que podría provocarles la muerte.

Una de las causas más habituales de muerte de los perros durante el periodo estival son los golpes de calor provocados por estar encerrados en un coche. Esto es algo que no se debería hacer bajo ningún concepto (y menos en verano), ya que puede acabar con la vida de nuestro mejor amigo peludo.

Ataque al corazón

La oenegé Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RPSCA) avisa de que abandonar a los animales en el interior de un coche aparcado al sol puede tener consecuencias trágicas. Los especialistas informan de que los perros corren serio peligro de sufrir un ataque al corazón cuando su temperatura corporal supera los 41 grados.

Un perro dentro de un coche con el sol en el horizonte / PIXABAY

Un perro dentro de un coche con el sol en el horizonte / PIXABAY

"Se estima que el 50% de los perros que sufren un ataque al corazón no sobreviven al mismo", apuntan desde la organización, que recuerda que aunque la temperatura en la calle sea de 22 grados, en el interior del coche se pueden alcanzar los 47 grados en apenas una hora.

Los perros no sudan

Cada perro reacciona de forma diferente a las altas temperaturas. Las razas más grandes, las que cuentan con mucho pelaje y los bulldogs suelen ser las que más sufren los efectos del calor. Además, a diferencia de los humanos, estos animales no tienen la capacidad de sudar para regular su temperatura corporal.

La RPSCA alerta de que los perros pueden tardar entre 10 y 15 minutos en fallecer después de sufrir un golpe de calor. "Y, en ocasiones, ni siquiera un rescate de última hora logra revertir sus efectos", concluyen.