Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La perra Bianca espera frente a la librería de Eugenia, su dueña / TWITTER

Una perra espera a su dueña fallecida durante varios días frente a su negocio

Al más puro estilo Hachiko, Bianca acude cada día a la librería que poseía Eugenia Franco a pesar de tener un nuevo hogar

3 min

Bianca es una perra argentina que cada día va hasta la librería de su dueña, Eugenia Franco, a esperarla. Un gesto precioso de amor hacia su propietaria pero con una historia trágica, al más puro estilo Hachiko: Eugenia falleció la madrugada del pasado miércoles 30 de septiembre a causa de una parada cardiorespiratoria, a los 80 años.

La perra, desde entonces, camina a diario hasta el negocio para quedarse plantada frente a la puerta a la espera de que Eugenia aparezca. Además, igual que el protagonista de la película de Richard Gere, no ha fallado ningún día, a pesar de que tiene un nuevo hogar.

El amor incondicional de los perros

Bianca notó que algo iba mal cuando Eugenia no apareció por la librería, como hacía cada mañana. Tras unos minutos de nerviosismo, la perra decidió sentarse sobre sus patas traseras para esperar a su dueña frente al negocio, con la mirada puesta en la esquina por la que aparecía la mujer.

Bianca espera a Eugenia, su dueña, en la puerta de su librería / TWITTER
Bianca espera a Eugenia, su dueña, en la puerta de su librería / TWITTER

Así lo afirmaron los vecinos de la zona, quienes plasmaron la escena con varias fotografías y lo publicaron en Twitter. Una publicación que se ha hecho viral como muestra del amor que sienten estos animales hacia sus propietarios, al igual que por su similitud con la exitosa película Siempre a tu lado, Hachiko.

Bianca tiene un nuevo hogar

Los usuarios de las redes sociales han hecho un llamamiento para que aquellos cercanos a Bianca la cuiden de la mejor manera posible. Una petición a la que ha respondido uno de los sobrinos de Eugenia, quien ha asegurado que la perra tiene un nuevo hogar.

La familia de la librera ha confirmado que se harán cargo tanto de la perra como del negocio de su tía. "Para la tranquilidad de todos, la perrita tiene familia y la siguen alimentando los vecinos y mis primos", escribía en Twitter uno de sus sobrinos.