Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un onigiri, plato tradicional japonés / Samia Liamani en UNSPLASH

¿Qué es el onigiri? Omu homenajea esta delicia japonesa

Un aperitivo tradicional hecho a base de arroz, similar al sushi, y recubierto con un alga nori

Victoria Herrero
7 min

¿Dónde se puede comer hoy? Una pregunta muy socorrida cuando a uno le da pereza prepararse algo en la cocina y no quiere recurrir al típico menú más convencional. En este tipo de situaciones las grandes ciudades, como por ejemplo Barcelona, resultan ideales para probar cosas nuevas y adentrarse en otras gastronomías totalmente desconocidas. Una de ellas es la japonesa, con platos que van mucho más allá del clásico sushi.

Y para ello nada como acercarse hasta Omu, en la parte alta del barrio de Gràcia, donde uno puede degustar los curiosos onigiris tradicionales que ellos mismos elaboran de manera artesanal a diario. Una receta típicamente nipona que los propios oriundos del país comen de manera muy habitual a modo de tentempié y está elaborada con arroz aliñado y todo un catálogo de combinaciones y sabores. 

Un curioso plato

Este bocado es fácilmente reconocible, basta con echar un vistazo a las búsquedas de Instagram, ya que suele tener forma de triángulo. Un plato que, en la mayor parte de las ocasiones, se presenta envuelto en una lámina de alga nori antes de descubrir su relleno interior. Aquí ya entra el gusto de cada uno: desde atún con mayonesa (todo un clásico), pasando por opciones algo más picantes y atrevidas o incluso con ingredientes más dulces.

En Japón es muy común encontrarlos en cualquier restaurante o dentro de las tiendas de estaciones de tren y autobús. Da igual la hora que sea, siempre apetece un onigiri por eso no es complicado comprar el que más guste en los curiosos "konbini" (las tiendas de conveniencia que nunca cierran y están abiertas 24 horas). Pero no hace falta ir al país nipón, ya que también uno puede encontrarlos sin salir de la ciudad condal.

Omu, el templo de los onigiris

Uno de los mejores lugares para probarlos es el espacio culinario Omu y que forma parte de la iniciativa de sus dos responsables: Marc Brunet y Katia Toran, dos jóvenes emprendedores que no andaban muy desencaminados antes de dar forma a este original proyecto gastronómico. Mientras Marc se dedicaba a la comercialización de vinos, su compañera Katia trabajaba en un restaurante japonés de la ciudad, Ekubo. Fue precisamente en este local donde se conocieron y donde pusieron el germen para dar vida a su sueño.

Un sueño hecho a base de su amplio catálogo de onigiris que hacen respetando las recetas más tradicionales sumando, eso sí, productos de proximidad y de temporada para dar forma a las creaciones que más admiran sus clientes más fieles. Comensales que acuden a Omu, el primer local de la capital especializado en este plato japonés, para elegir algunos de sus onigiris más famosos como los de atún picante, salmón asado, pollo teriyaki o langostino en tempura. ¿Su precio? Entre 3,5 y 6 euros cada bocado. 

Un amplio menú

Omu es conocido sobre todo por estas "bolas" de arroz, pero también cuenta con una amplia carta de comida japonesa donde destacan platos como el clásico sushi fresco, además de su casera sopa de miso, su calabaza japonesa marinada o su spicy tuna entre otros. Todo ello acompañado de cervezas tradicionales de Japón, así como de sus sakes: la bebida alcohólica preparada de una fermentación hecha a partir del arroz.

Pieza de sushi, elaborado con el mismo arroz de los onigiris / Mahmoud Fawzy en UNSPLASH
Pieza de sushi, elaborado con el mismo arroz de un onigiri / Mahmoud Fawzy en UNSPLASH

A todo lo anterior se ubica otro local, en este caso en la calle Aragó número 12 donde se dan cita los amantes del café o el matcha y las propuestas más dulces en forma de originales croissants de matcha, roll cakes, brownies o el típico bizcocho japonés o kasutera; hecho con azúcar, harina, huevo y jarabe de maíz que suele ser muy común comerlo en festivales y en puestos de comida callejera. 

Mucho más que sushi

No solo de sushi (y ramen) viven los habitantes del país del sol naciente. Por eso, si uno quiere ser un verdadero experto en la comida nipona, además de probar los onigiris en este rincón de Barcelona, no está de mas que si algún dia tiene la oportunidad de viajar al Lejano Oriente pida un okonomiyaki, una delicia muy especial que merece la pena ver y catar. Su masa es una especie de tortilla a la que por encima se le añaden verduras (como la col) además de proteínas como el atún, las gambas o todo lo que uno quiera o imagine, todo ello coronado con las famosas lascas de atún seco llamadas "katsuobushi". 

Parecido (especialmente en su forma de elaboración) es el monjayaki, otro de los más típicos que hay que probar si se visita Tokio. Una base similar a la anterior, pero más líquida, ya que esta receta lleva caldo aunque se le continúan añadiendo muchos ingredientes para rematarlo. Y ya si uno quiere probar algo más contudente en su experiencia nipona, nada como acercarse a un restaurante especializado en yakiniku o carne a la parrilla. Una buena oportunidad para probar la afamada ternera japonesa (wagyu).