Menú Buscar
Una mujer con su portátil durante el confinamiento / CG

Una de cada tres mujeres infieles admite practicar cibersexo con su amante durante el confinamiento

El 38% de las clientas del portal de citas para casados Ashley Madison, por contra, ha limitado su interacción con posibles nuevos amantes

5 min

El confinamiento domiciliario ha generado muchas situaciones dudosas en el día a día de la ciudadanía, desde jóvenes encerrados en casa con sus padres 24 horas, matrimonios en proceso de divorcio o incluso recién casados que pasan su luna de miel diariamente en el mismo sofá. En China, una vez se pudo volver a la normalidad, tuvieron que limitar el acceso al registro de divorcios dada la avalancha de gente que iba en busca de los papeles.

Estas circunstancias levantaron la curiosidad a la empresa Ashley Madison --portal de citas para personas casadas-- que afirma que las mujeres se han adaptado mejor a esta situación que los hombres. Un 38% de sus clientas ha limitado su interacción online con posibles nuevos amantes desde que se decretó el estado de alarma, aunque una de cada tres mujeres admite que practica cibersexo con los que ya mantenía contacto.

Prueba de fuego para las parejas

La situación de confinamiento actual se ha convertido en una prueba de fuego para muchas relaciones. El portal de citas --que cuenta con más de 1,5 millones de usuarios en España-- ha realizado un estudio, al que ha llamado Aventuras y Aislamiento Social, en el que afirman que las mujeres se han adaptado mucho mejor muy en parte por sentirse más familiarizadas que los hombres con las nuevas tecnologías.

Por ello, según el estudio, 1 de cada 3 mujeres las usa para practicar cibersexo con sus amantes, y se prevé que el número aumente en las próximas semanas. Las personas que ya eran infieles antes han necesitado adaptarse a la situación, pero ¿qué pasa con aquellas parejas que no lo eran y la cuarentena les ha hecho replantearse su relación? Según el mismo análisis, las relaciones extramatrimoniales surgidas en la red suelen darse durante periodos de grandes cambios e incertidumbre.

Misma tenencia que en vacaciones

Tras la crisis económica de 2008, la compañía, observó un gran incremento en su volumen de negocio. Misma subida que se da durante las primeras semanas del año, coincidiendo con el fin de las vacaciones de Navidad. Por ello, no sería de extrañar que, al finalizar la cuarentena, hubiese un aumento en corto-medio plazo.

Tal y como comenta Christoph Kraemer, responsable de Ashley Madison en Europa, “este periodo va a afectar de una manera similar a los periodos vacacionales, en los que se invierte más tiempo en familia y suelen derivar en mayores discusiones. La situación actual, combinada con la ansiedad e incertidumbre, intensificará aquellas grietas que ya existían en muchas de las relaciones monógamas actuales. Nosotros nos referimos a estos periodos como el efecto del pájaro libre”. 

Mecanismo adaptativo y distractor

Lara Ferreiro, psicóloga especializada en sexualidad y terapia de parejas, opina que esta crisis sin precedentes que estamos atravesando "acarreará muchos cambios. Entre ellos: el concepto rígido de monogamia, que tendrá que ser revisado ya que la situación actual está suponiendo, para muchas personas, una revisión a nivel personal.” 

En el caso de las personas infieles, Ferreiro añade que, tras el shock inicial del confinamiento, "muchas personas experimentan un aumento del deseo sexual, y no siempre hacia su pareja. Poder centrar la atención en encontrar o potenciar la relación con posibles affaires es un mecanismo adaptativo y distractor muy útil. Explorar otros elementos de la sexualidad, como conversaciones eróticas, sexting y sexo virtual con amantes, disminuye la sensación de malestar generada por el encierro".