Menú Buscar
Una mujer toma el sol durante el atardecer / CG

La importancia de tomar el sol durante el confinamiento por el coronavirus

El cuerpo humano necesita mantener un buen nivel de vitamina D, que ayuda a controlar los niveles de calcio y fósforo en el organismo

3 min

Estar tantos días encerrado en casa empieza a pasar factura a muchos que comienzan a sentirse agobiados y con ansia por bajar a la calle. Y uno de los problemas de este confinamiento es el que no nos toque el sol durante tantos días, algo que podría acarrear un déficit de vitamina D.

Por ello, los expertos recomiendan tratar de tomar el sol entre 10 y 20 minutos desde la ventana, el balcón, la terraza o el jardín. Todo aquello a lo que se pueda acceder y dé el sol --sin saltarse las normas impuestas por el estado de alarma-- ya que la vitamina D ayuda a controlar los niveles de calcio y fósforo en el organismo.

Riesgos ante la falta de vitanima D

En los más pequeños, la falta de esta vitamina es un factor de riesgo de raquitismo --una enfermedad que provoca reblandecimiento y debilitamiento de los huesos-- y en los adultos se ha relacionado con diversas patologías como el cáncer, la diabetes, las enfermedades autoinmunes, cardiovasculares, o incluso con el deterioro cognitivo.

Así pues, los expertos consideran que la exposición solar es una obligación y que se debe planear pasar unos 20 minutos bajo el sol a diario --aunque el día esté nublado-- y mantener las persianas bien levantadas para que entre la luz natural. Y más estos días de confinamiento.

Maneras de absorver la vitamina D

La fuente principal es el sol. Por ello se aconseja salir diariamente al balcón, jardín o a la ventana de casa durante, al menos, 10 minutos sin protección solar. Y mantener una actividad física moderada, ya que favorece la absorción de calcio y vitamina D. Aunque no es la única manera de retenerla, o encontrarla.

Se recomienda consumir pescado azul (salmón, melva, arenques, sardinas, boquerones) porque tienen más grasa y es ahí donde encontramos la vitamina. Igual que en la leche entera --o enriquecida, si es desnatada--, en los yogures y quesos. Además, estos alimentos son ricos en calcio, un mineral muy importante para muchas funciones de nuestro organismo, que también podemos encontrar en el brócoli o el tofu.