Menú Buscar
Cogollos de marihuana en la palma de una mano / CG

Un hombre sufre una dolorosa erección de 12 horas por culpa de fumar marihuana

El paciente, de 32 años, sufría largos empalmes cada vez que consumía cannabis y se veía obligado a visitar urgencias para bajarlos

4 min

Un hombre de 32 años tuvo que visitar urgencias quejándose de una dolorosa erección, añadiendo que llevaba varias horas en esa situación. Tras más de doce horas, las inyecciones de fenilefrina hicieron efecto y le redujeron la hinchazón consiguiendo que el pene volviera a su estado natural. Pero dos semanas después tuvo que volver por lo mismo. Afortunadamente, en esta última ocasión, apenas fueron seis horas de erección, pero estaba claro que no era nada normal ni sano.

El paciente afirmó que era un episodio frecuente, pero que normalmente no superaba las cuatro horas ni se veía obligado a visitar urgencias. Un fenómeno conocido como priapismo que, normalmente, se da por consumo de fármacos --como la viagra-- o al padecer trastornos como leucemia o enfermedades de células falciformes. Le realizaron pruebas para descartar patologías, pero descubrieron que estaba más sano que un roble. Sin embargo, sí vieron que causaba las erecciones: la marihuana.

Pasaba cuando fumaba marihuana

Cuando los médicos le preguntaron por el consumo de drogas, el afectado reconoció estar fumando con regularidad marihuana. De hecho, afirmó fumar varias noches por semana desde hacia seis meses tras haberlo dejado más de diez años. Fue entonces cuando se dio cuenta que las dolorosas y largas erecciones llegaron cuando él volvió a fumar marihuana.

No era la primera vez que lo hacía. De hecho, fue fumador habitual de esta sustancia desde los dieciséis años hasta los veinte. En aquella época, comenzó a padecer episodios de priapismo, pero no llegaron a ser tan graves como los que le habían llevado recientemente al hospital. Dejó de experimentarlos en cuanto interrumpió su consumo de marihuana y volvió a sentirlos cuando recuperó el hábito.

Pero, ¿por qué?

Por un lado, existe la posibilidad de que se debiera a la acción del tetrahidrocannabinol (THC). Esta sustancia se une a una serie de receptores generando los típicos efectos psicoactivos de la marihuana. Y uno de estos receptores se encuentra en los tejidos testiculares. Se ha comprobado que los cannabinoides artificiales generan habitualmente priapismo, posiblemente por su acción sobre este receptor, que favorece que aumente el flujo sanguíneo en el pene y, por lo tanto, las erecciones duren más tiempo.

Pero eso no es todo, ya que también podría deberse a una sobre sobreactivación de las plaquetas, que propiciaría la formación de coágulos que impidieran la salida de la sangre del miembro. Para acertar con el causante, son necesarias más pruebas. Por desgracia, no será con el mismo paciente ya que, cuando descubrió que era culpa de la marihuana, no acudió a sus citas. Los médicos confían en que se deba a que a vuelto a dejar de fumar para evitar las erecciones.