Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Test de coronavirus /EP

El drama del Covid-19 persistente: "Tengo 40 años pero me siento como mi madre de 86"

Elena López confiesa que su vida se ha convertido en un calvario después de recibir el alta médica, ya que sufre incluso pérdidas de memoria

3 min

Cada vez son más los expertos que advierten de los riesgos de desarollar la Covid persistente, como es el caso de Elena López Frias, una hispalense de tan solo 40 años que confiesa sentirse como su madre de 86. En una entrevista al diario ABC, la sevillana, que es educadora social y trabaja en el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Sevilla, explica que a pesar de que fue diagnosticada durante el mes junio, todavía hoy se levanta con síntomas de la enfermedad.

De hecho afirma que la somnolencia, las nieblas mentales, la febrícula, la sensación de ahogo por la falta de oxígeno en sangre y numerosos dolores articulares, han pasado a formar parte de su día a día en los últimos meses. “Nunca sé cómo voy a amanecer”, confiesa.

El calvario de Elena

Elena está segura de que se infectó en una reunión de trabajo, ya que todo su entorno familiar no presentó signos evidentes compatibles con la enfermedad. Reconoce que no llegó a encontrarse del todo mal, ya que tan solo presentó molestias en la garganta. Si bien afirma que su "calvario" empezó tras recibir el alta médica.

 A la espera de ser sometida a nuevas pruebas médicas en el Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja de Sevilla, confiesa que preparar el desayuno de su familia es el primer gran reto con el que empiezan sus días. Unas jornadas que también están marcadas por procesos de pérdida de memoria y que le han obligado a tener toda la casa controlada por alarmas, programadas al móvil o en Alexa.

Su vida después del alta

A todos los síntomas ya conocidos, hay que sumarle otros como una conjuntivitis causada por la medicación o una sinusitis, que le produjo úlceras en la nariz a causa de la que todavía sangra continuamente. Además, de una intervención a la que ha tenido que somete en la última semana para extirparle un quiste de la boca y otros repartidos por el cuerpo.

Para no sentirse tan sola, se ha asociado a Long Covid Andalucía. Se trata de una asociación con sede en Málaga, que lucha para que los enfermos de Covid persistente no sean ignorados. Con todo, la hispalense guarda la esperanza de salir de esta, aunque admite que hay días que tan solo la obligan a salir de casa sus perros, Enzo y Tayson.