Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pau Flart / INSTAGRAM

Despedido por subir vídeos a Instagram tirándose pedos y hacerse famoso

Pau Flart lleva meses subiendo vídeos en los que suelta flatulencias en su puesto de trabajo y, aunque le han despedido, ha conseguido hacerse muy viral

3 min

Internet y las redes sociales han permitido que cualquier persona pueda publicar contenidos originales y recibir el reconocimiento de las personas por ello. Algunos casos de éxito se comprenden fácilmente. Otros cuesta más hacerlo. Ese es el caso de Doug, o como le conocen en Instagram, Paul Flart.

Se trata de un guardia de seguridad que recientemente fue despedido de su empleo. ¿El motivo? Emitir todo tipo de sonoras flatulencias en su puesto de trabajo y subirlas a su cuenta de Instagram. Una actividad que le ha llevado a ganar más de 80.000 seguidores.

Medio año subiendo sus flatulencias a las redes sociales

Doug lleva dedicándose a la generación de este tipo de contenidos aproximadamente seis meses. En muy poco tiempo ha conseguido una fama inesperada que no deja de crecer día a día. Lo más sorprendente de todo es su formato, que no innova y en el que prácticamente repite fórmula publicación tras publicación.

 

 

Shoosh we doing work out here. #paulflart #fart #security #observeandreport #almonds #burgers #fries

Una publicación compartida de Paul Flart (@paulflart) el

 

Los vídeos consisten básicamente en un primer plano de su cara mientras emite flatulencias en su lugar de trabajo. De hecho es precisamente su gesto, intentando disimular la hazaña, lo que ha conseguido conquistar a su público. Para sus decenas de miles de fans, Pau Flart es todo un humorista.

El boom de su fama llegó gracias a Reddit

Pero su incomprendido hobby le ha traído una noticia que, más o menos, llevaba tiempo esperando. Concretamente desde que su personaje se viralizó después de que un usuario subiera a Reddit un vídeo recopilatorio con sus “mejores flatulencias”. Mucha gente le conoció por aquello... incluido su jefe.

Al día siguiente, este le llamó. Doug, que ante los hechos ocurridos en las últimas horas podía prever que su despido era inminente, decidió grabar la conversación con su supervisor y subirla a internet. Asimismo, en nombre de la empresa dejaba claro que no le despedían por emitir flatulencias en el trabajo, sino por subirlas a internet y relacionar a la empresa con su “actividad secundaria”, teniendo en cuenta la posible mala imagen que esto pudiera repercutir sobre la compañía.

Ahora, Pau Flart ha decidido dedicarse enteramente a su faceta como “influencer”. Visto el crecimiento que han experimentado sus contenidos en un espacio de tiempo tan corto, no sería de extrañar que pronto su situación se haga mucho más viral. Por lo pronto, la noticia sobre su despido ha ayudado a ello.