Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una sanitaria realiza una PCR, un tipo de prueba que puede fallar en pacientes que han perdido el olfato / EP

Descubren la razón de la pérdida de olfato en enfermos de coronavirus

Los investigadores han constatado que las PCR pueden fallar en pacientes que no perciben el olor, dado que no llegan a las zonas en las que reside el patógeno

2 min

Un estudio del Instituto Pasteur ha descubierto cuál es la causa por la que los pacientes que padecen coronavirus pierden sus capacidades olfativas. Los investigadores de CNRS, Inserm y la Universidad de París ha constatado que este síntoma “no se debe a un edema en el nivel de la hendidura olfativa que impide el paso del aire”, teoría más extendida hasta el momento. La razón es una infección de las neuronas sensoriales que origina “una inflamación persistente” del sistema nervioso olfativo que conduce a la pérdida sensorial.

Pierre-Marie Lled, coautor del estudio, publicado en la revista Science, explica que se ha comprobado que “las neuronas sensoriales se infectan de Covid-19”, lo mismo que les ocurre al “nervio olfativo y a los centros nerviosos olfativos ubicados en el cerebro”.

PCR no es infalible

El resultado de la investigación también ha permitido descubrir, “de forma inesperada” que las pruebas PCR, consideradas las más eficaces para detectar el virus, pueden fallar en los pacientes que han perdido el olfato. Esta situación se debe a que este puede “residir en las profundidades de las cavidades nasales”, un lugar donde el dispositivo de toma de muestras no llega.

Ante esta realidad, los investigadores proponen un “cepillado nasal” para hacer más efectiva y fiable la toma de la muestra nasofaríngea en este tipo de enfermos. Finalmente, los científicos avisan de que la infección de las neuronas olfativas “puede ser una puerta de entrada al cerebro”. Es por esta razón que recomiendan estudiar la causa por la que ciertos pacientes desarrollan trastornos psicológicos “como ansiedad o depresión” o también de tipo neurológico, con tendencia a las enfermedades neurodegenerativas.