Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cohete Falcon 9 de SpaceX / EP

Un cohete de SpaceX, a punto de estrellarse contra la Luna

Al Falcon 9 no le queda combustible para modificar su trayectoria ni volver a la Tierra, por lo que podría chocar contra el satélite el próximo 4 de marzo

3 min

Amenaza inminente en la Luna. Lo que queda del cohete Falcon 9 de SpaceX lanzado en 2015 está fuera de control y podría estrellarse contra nuestro satélite el próximo 4 de marzo, según informa Bill Gray, el creador del software de astrometría Guide para seguir objetos cercanos a la Tierra, asteroides, planetas menores y cometas.

Es precisamente el propulsor vacío del cohete lo que orbita de forma caótica alrededor de nuestro satélite. Lo que queda del Falcon 9 es una carcasa cilíndrica de 3,66 metros de diámetro, 16 metros de largo y unas 4,5 toneladas métricas. Con todo, no le queda combustible suficiente para modificar su trayectoria ni volver a la Tierra.

Choque contra la Luna

Es por eso que se espera que choque contra la Luna en los próximos meses a 2,58 kilómetros por segundo. Según los datos de Gray y colaboradores de todo el mundo, se producirá "un impacto seguro a las 12:25:39 TU del 4 de marzo de 2022, latitud +4,93, longitud este 233,20, en el lado del Mare Orientale".

Aunque será prácticamente imposible verlo desde la Tierra, sí se podrá vislumbrar antes de la colisión, entre el 5 y el 7 de febrero. "Nos gustaría determinar la ubicación del impacto con la mayor precisión posible, para que la gente del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) y de Chandrayaan-2 pueda encontrar el cráter y, si tenemos suerte, tal vez tomar imágenes del impacto", comenta el experto.

La misión

El cohete Falcon 9 de SpaceX lleva viajando desde 2015 al tuntún. Fue enviado al espacio para poner en órbita el observatorio climático del espacio profundo (Dscovr) para monitorizar el viento solar y ganar precisión y tiempo de antelación en las alertas y previsiones de la administración de océanos y atmósferas de Estados Unidos.

El proyectil pudo dejar al observatorio en su sitio, el punto de Lagrange 1, donde Dscovr podría orbitar el sistema Sol-Tierra-Luna sin gran esfuerzo. Se esperaba que el casquete del cohete también se quedase en esa zona de equilibrio gravitatorio, pero no pudo colocarse en la zona y quedó abandonado a su suerte.