Menú Buscar
Hamburguesas, en referencia a las creadas por el 'burger bot' del restaurante Creator de San Francisco / PIXABAY

Llega el primer 'burguer bot': la máquina que hace hamburguesas

El restaurante Creator lleva nueve años desarrollando este proyecto en secreto en San Francisco

3 min

El restaurante Creator de San Francisco acogerá el primer burguer bot del mundo después de nueve años de trabajo en secreto por parte de su director, Alex Vardakostas, y todo su equipo. La máquina se compone de un sistema totalmente automático que es capaz de preparar hasta 100 hamburguesas con queso a la hora. El proceso comienza con el corte del pan de la hamburguesa, que posteriormente va pasando por toda una cadena en línea en la que se van añadiendo todos los ingredientes necesarios. Además de la propia carne, que se prepara al punto de cocción deseado, el bot cuenta con hasta 15 tipos de salsas, 12 clases de condimentos diferentes e ingredientes habituales de este producto, como el tomate, la lechuga y la cebolla.

El robot, que ya ha sido probado con éxito, empezará a funcionar oficialmente a partir del próximo verano en el restaurante Creator, situándose en el centro del establecimiento y reemplazando de este modo al mostrador tradicional. En total, la máquina incluye 20 computadoras, 350 sensores y 50 actuadores, así como un conjunto de tubos verticales utilizados para apilar diferentes ingredientes necesarios para el preparado de la hamburguesa.

 

Vídeo del 'burguer bot' / YOUTUBE

¿Puestos de trabajo en peligro?

Según el creador del burger bot, Alex Vardakostas, este invento podría revolucionar la forma de hacer hamburguesas dentro de la industria de la comida rápida, favoreciendo una mayor técnica de actuación y un procesado industrial para el que no sería necesario manipular el productor.

Vardakostas asegura que el personal del Creator responde a un tamaño decente, con un sueldo de 16 dólares por hora y que con la llegada del burger bot ningún puesto correrá peligro, tan solo será una herramienta que les facilitará el trabajo y ayudará a reducir un ritmo de procesado estresante. Además, las necesidades de la máquina incluiría nuevos puestos y tareas que sería necesario cubrir, como mantener la máquina a punto, volver a llenar los ingredientes e instruir a los clientes sobre cómo usarla.