Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El avión de British Airways /BIGJETTV

Un avión de British Airways aborta el aterrizaje por las fuertes rachas de viento

La parte trasera del fuselaje del avión golpea con la pista durante la maniobra de ‘motor y al aire’

3 min

Espeluznantes imágenes las que se han producido en el aeropuerto de Londres Heathrow. Un avión de la compañía British Airways, procedente de Aberdeen (Escocia), se ha visto obligado a abortar la maniobra de aterrizaje hasta en tres ocasiones por las fuertes rachas de viento de más de 120 km/h que está dejando la tormenta Corrie.

Durante la aproximación a la pista de la base londinense, el aparato, un Airbus A321 de nueva generación, y menos de dos años de antiguedad, ha sufrido el denominado efecto de cross-wind, viento de cola. Tal y como se puede ver en las imágenes, este fenómeno meteorológico impide a la aeronave tomar tierra de forma estable y termina provocando un tail strike, o lo que es lo mismo, una colisión entre la parte trasera del fuselaje del avión y el suelo.

 

 

Un avión de British Airways aborta el aterrizaje en Heathrow por las fuertes rachas de viento /BIGJETTV

'Motor y al aire'

El impacto ha tenido lugar después de que la aeronave haya estado varios segundos tambaleándose de extremo a extremo de la pista. En concreto, cuando el piloto ha decidido abortar el aterrizaje y ejecutar la maniobra de motor y al aire. Se trata de una operación de riesgo, conocida en el argot aeronáutico como el Go-around y para las que las tripulaciones están perfectamente preparadas.

Ante la imposibilidad de tomar tierra, el comandante ha incrementado la potencia en los motores para alzar de nuevo el vuelo sin que las ruedas del tren de aterrizaje delantero tocasen tierra. La inclinación del aparato en ese momento ha hecho que la cola del Airbus rozase el suelo.

'Tail strike'

Según varios testigos de los hechos, el contacto entre el avión y la pista habría provocado que saliera despedida parte de la pintura del fuselaje. Finalmente, tras dos aproximaciones frustradas, el comandante ha logrado aterrizar en el principal aeropuerto de la capital británica sin que se hayan reportado daños materiales ni personales.

Minutos después, todos los pasajeros han desembarcado con normalidad. La secuencia de la manioba frustrada ha corrido como la pólvora en las redes sociales