Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una chica con una de las mascarillas de Happo Mask

De vender 'boxers' a facturar un millón de euros con mascarillas diseñadas en Barcelona

El portugués Antonio Archer creó durante la cuarentena la tienda online Happo Mask, con más de 50 diseños distintos

4 min

Tiene 27 años y ya ha creado dos e-commerce, uno de boxers o calzoncillos y otro de mascarillas. Antonio Archer es un joven portugués que vive en Barcelona desde hace tres años. Llegó a la capital catalana para hacer un máster en marketing digital, después de haber estudiado diseño en Oporto, y ahora está a punto de facturar un millón de euros gracias a su última idea.

Dada su formación, Archer decidió arrancar su primer negocio online en 2018, bautizado como Boxer Shorts. En tan sólo dos meses, según cuenta este emprendedor, ya había diseñado y creado la web para comenzar a vender calzoncillos en toda Europa. Al principio, confiesa Archer, le costó conseguir las primeras ventas, pero el boca a oreja le ayudó a que las compras se fueran animando. El primer año facturó 60.000 euros.

Más tiempo libre durante la cuarentena

Pero Archer encontró un trabajo a tiempo completo en Barcelona y las horas dedicadas a Boxer Shorts se vieron disminuidas. La tienda online seguía funcionando, aunque a un ritmo mucho más lento.

Sin embargo, llegó en 2020 la pandemia del Covid-19 y Archer se vio inmerso en un ERTE que le reducía la jornada al 50%. Entonces, este joven emprendedor decidió arrancar su segundo negocio online. Empezó a crear nuevos diseños, pero esta vez de mascarillas, y recurrió a su padre, que tiene una fábrica textil en Portugal, para que le ayudase a encontrar los proveedores necesarios y elegir unos materiales que cumpliesen con la normativa sanitaria.

Medio centenar de diseños distintos

Happo Mask arrancó su andadura el pasado 27 de abril y desde entonces las ventas han ido al alza. “A finales de junio habíamos vendido ya más de 400.000 mascarillas en toda Europa, con Portugal, España y Alemania como principales mercados. Sólo en el mercado español habremos vendido unas 120.000 mascarillas”, explica Archer a Crónica Global.

Desde Portugal, los proveedores de Archer fabrican 12.000 mascarillas diarias y los usuarios pueden elegir en la web entre 50 diseños distintos que ha creado este joven. “Antes del 15 de julio nuestra previsión es llegar al millón de euros con el ritmo que llevamos”, subraya.

El modelo Barcelona

Archer ya está preparando un nueva colección de mascarillas con otros 10 diseños. Su producto, como él mismo subraya, tiene una vida de 50 lavados, por lo que Archer no teme en que el negocio se acabe o frene pronto. 

Asimismo, las mascarillas Happo Mask no solo se venden a particulares, sino que también las pueden adquirir otros establecimientos, como farmacias, y también están disponibles para empresas que quieran usarlas como marca blanca para añadir sus propios logos o con los diseños de Happo Mask para las plantillas. El precio oscila entre los 4 euros --Portugal-- y los 6 euros --el resto de países de Europa--, sin contar los gastos de envío. Los modelos más exitosos, según su impulsor, son los que tienen colores lisos y el modelo Barcelona.