Menú Buscar
Banksy prepara una de sus obras / Steve Lazarides

Banksy reaparece para homenajear a los profesionales de la salud

El artista urbano ha regalado una de sus creaciones a un hospital británico como reconocimiento a la labor del personal sanitario durante la pandemia de Covid-19

3 min

Banksy vuelve a hacer de las suyas, pero en esta ocasión ha dejado la crítica social a un lado y ha optado por aplaudir la labor del personal sanitario ante la crisis del coronavirus. Y lo ha hecho como mejor sabe: con uno de sus dibujos.

El artista urbano ha colgado en un hospital de Southhampton, en el sur de Inglaterra, una obra inédita en la que se muestra a un niño jugando con una muñeca poco común: una enfermera ataviada con mascarilla y capa. 

Los superhéroes del momento

Los tiempos han cambiado y los superhéroes, también. Este parece ser el mensaje de Banksy con esta obra, a la que ha llamado Game Changer. El pequeño sostiene su juguete en alto, con una mano, mientras que la capa se mueve con el viento simulando que vuela como su de Superman se tratara. Además, el artista británico ha agregado un detalle más a la imagen, en la que se ve que el niño ha elegido esta muñeca entre otros superhéroes. Se reconocen, entre ellos, a Batman y a Superman.

Otra de las características peculiares de esta obra, y que difiere de muchas de las anteriores del artista, es el soporte. Banksy es conocido por realizar sus ilustraciones directamente sobre las paredes pero, en esta ocasión, ha preferido una superficie menos urbana. De hecho, el hospital la tiene enmarcada en uno de sus pasillos. 

banksy enfermera
Ilustración de un niño con su enfermera superheroína / BANKSY

Segunda obra durante la pandemia

Esta es la segunda pieza inédita que Banksy ha publicado durante el tiempo que la pandemia ha estado activa en Europa. La primera fue en las paredes de su propia casa, debido, quizá, al confinamiento por el coronavirus. 

"Mi mujer odia cuando trabajo desde casa", publicaba el grafitero en su cuenta de instagram. Y no es para menos, ya que se dedicó a decorar todo su cuarto de baño con ratones haciendo todo tipo de actividades: desde manchar la tapa del inhodoro hasta contando los días que faltaban para, por ejemplo, salir de nuevo a pintar a la calle.