Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El arquitecto Vicente Guallart y la periodista Glòria Marín / CRÓNICA GLOBAL

El arquitecto Guallart carga contra el Ayuntamiento de Barcelona: "No se hacen proyectos ambiciosos"

El urbanista solicita "grandes inversiones" que vayan más allá de "pequeñas acciones como las 'súperillas'" para solucionar los problemas de la Ciudad Condal

7 min

Este martes Foment del Treball ha organizado, en el marco del ciclo de las conferencias impulsadas por ReThink, el órgano de la Sociedad Barcelonesa de Estudios Económicos y Sociales, una conferencia para repensar la fachada urbana del río Besòs. El que fue arquitecto jefe del Ayuntamiento de Barcelona durante el mandato de Xavier Trias, entre 2011 y 2015, además de urbanista e investigador, Vicente Guallart, ha aportado su visión sobre el futuro de la ciudad de Barcelona, que pasa por realizar grandes inversiones en planes urbanísticos y que va más allá de "pequeñas acciones como las 'súperillas'" para solucionar los verdaderos problemas de la capital catalana.

El arquitecto ha defendido un modelo de ciudad que pivote sobre el concepto de la bioeconomía circular. El urbanista ha destacado la importancia de que "las industrias permanezcan dentro de la ciudad y de la relevancia de definir un nuevo tipo de isla" en la ciudad de Barcelona, que alberguen industrias limpias en las plantas bajas y viviendas en el resto de los edificios, que deberían estar construidos por madera catalana. "Las ciudades tienen que proveerse de productos y materiales reutilizables y deben producir energía y alimento. Esto no significa cerrarse al mundo, sino conectarse a partir de redes de información". 

"Estamos en un momento de cambio"

Guallart ha expresado que cada 50 años se producen cambios sociales y económicos que tienen un impacto directo sobre la organización de la ciudad. "Estamos ante uno de estos grandes cambios", ha expresado, que no solo ha venido motivado por la pandemia y la desigualdad social sino también por una crisis energética y por el cambio climático, Para hacer frente a estos grandes retos y conseguir que la ciudad sea más resiliente y ecológica, el arquitecto propone tres grandes estrategias. 

La primera pasa por conseguir que las ciudades vuelvan a ser productivas. "Para eso hay que producir dentro de la metrópoli y con materiales a nuestro alcance. El objetivo debe ser que el área metropolitana vuelva a ser productiva para potenciar la economía circular", ha defendido. La segunda se basa en reinventar el capitalismo para hacerlo "más ecológico", y que se basa en producir energía dentro de la ciudad. Por último, se debe reforzar la relación simbiótica entre la ciudad y el entorno rural. "Cataluña ha abandonado parte de la agricultura. Como no gestionamos los bosques, se nos queman. El resultado es que para la construcción importamos la madera de Austria, del País Vasco o de Galicia. Tenemos que potenciar la economía circular para potenciar la ciudad", ha expresado. 

Grandes planes e inversiones

El reto para repensar la ordenación de la ciudad pasa por realizar grandes inversiones económicas y no ceñirse a pequeños cambios. Para esto es necesario hacer planes y proyectos urbanísticos ambiciosos y desterrar pequeñas acciones que no abordan los problemas reales de la Ciudad Condal, como las 'súperillas'. Guallart ha criticado que el consistorio aborde los problemas a pequeña escala, y no a gran escala con grandes inversiones. "¿Cuánto dinero cuesta sacar la mitad de los vehículos de la ciudad? Nos hace falta un plan que determine el coste de eliminar el tráfico, pero estos planes no se hacen. Si esto no se prevé, y por el camino se van haciendo pequeñas acciones, nunca se abordará el gran reto". El arquitecto ha asegurado que "Barcelona necesita un plan", y que ha denunciado que en la Ciudad Condal no existe un simulador urbano, con la tecnología XXI, para estudiar dónde realizar las inversiones necesarias para mejorar la ciudad. "El plan general del futuro debería ser un simulador, para no depender de Google y tener el control de la información", ha expresado. "Nos hacen falta herramientas digitales para saber dónde invertir recursos en la ciudad".

Con respecto a la expansión de la ciudad, el arquitecto ha expresado que Barcelona ha sido siempre "una ciudad de mar" pero no de ríos. No obstante, el crecimiento de la metrópoli ha ido desplazando el centro de gravedad hacia otras zonas de la periferia. Guallart ha afirmado, sin ningún género de dudas, que "la Zona Franca será el 22@ de 2050". En lo referente al río Besòs, el urbanista ha lamentado que es una zona desaprovechada, que en cualquier otra ciudad europea habría adquirido otro protagonismo. "Tenemos una fachada ridícula hacia un río similar al Sena, y debemos recordar que el agua es un elemento fundamental para la ciudad ecológica que viene". El arquitecto ha defendido que para conseguir una ciudad en la que haya espacios naturales, se necesita agua.

Un proyecto colectivo

El fundador del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña, ha rematado poniendo en valor la importancia de la colaboración público-privada para impulsar el progreso del área metropolitana y volver a ser una referencia a nivel mundial. Barcelona se enfrenta a un reto en los próximos años que pasa por definir un proyecto colectivo para transformar la economía y realizar grandes inversiones para construir barrios más resilientes, más productivos y con una menor dependencia del exterior.