Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El líder de UGT en Catalunya, Camil Ros / 324

UGT de Cataluña cierra el despido de 21 trabajadores

El sindicato liderado por Camil Ros y Matías Carnero reduce el impacto del ERE al 10% de su plantilla

3 min

UGT de Cataluña ha pactado la salida de 21 trabajadores en el marco del expediente de regulación de empleo (ERE) presentado el pasado 31 de mayo. El sindicato ha reducido el número inicial de extinciones, previsto en 45 personas, y ha acordado un programa de recolocación para los afectados. El ajuste supondrá la salida del 10% de su equipo interno.

La dirección de UGT de Cataluña ya presentó en abril un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas objetivas para 119 trabajadores, la mitad de su nómina. En un comunicado, la organización liderada por Camil Ros y Matías Carnero ha destacado que ha "primado la protección de la ocupación, las salidas no traumáticas y la mejora de las condiciones salida".

Condiciones económicas

Los empleados afectados por el ERE percibirán 33 días por año de antigüedad hasta un máximo de 20 mensualidades. Además, el expediente contempla excedencias voluntarias y propone iniciativas para colectivos vulnerables como el plan social de acompañamiento.

El recorte de la masa laboral parte de las pérdidas económicas en las que ha incurrido la entidad. Así lo aseguró la dirección cuando presentó el ajuste, que llega tras una pérdida de afiliados a raíz de la crisis sanitaria que ha estresado la tesorería del sindicato.

Otros ajustes

No es la primera que la asociación recorta su personal. La primera reestructuración de UGT tuvo lugar en 2012 mediante un ERE temporal para 166 trabajadores --el 62% de su plantilla--, que estuvieron suspendidos de empleo y sueldo durante un semestre a lo largo de dos años. Además, 40 empleados fijos se convirtieron en fijos discontinuos.

Dos años más tarde, el sindicato recurrió al mismo instrumento aunque lo extendió a su plantilla total de 296 personas. La herramienta se ejecutó durante los ejercicios de 2014 y 2015. Hay que destacar que en ambas etapas, la voluntad inicial de la dirección era despedir de forma irreversible a parte de sus trabajadores, pero la negociación recondujo la actuación hacia medidas temporales.