Menú Buscar
Los chiringuitos comienzan a reabrir de cara a verano tras la crisis del coronavirus / EUROPA PRESS

Solo el 25% de los españoles tiene intención de hacer turismo en verano

El impacto del coronavirus genera reticencias entre la ciudadanía en comparación con años anteriores, cuando se desplazó el 75% de la población

3 min

La situación derivada de la pandemia de coronavirus ha impactado en la predisposición de los españoles a viajar de cara a la campaña de verano. Solo entre un 7 y un 25% de la ciudadanía tiene intención hacer turismo, frente al 75% de años anteriores. Así consta en el panel online de Deloitte elaborado para conocer las preocupaciones y tendencias de consumo durante la crisis derivada del Covid-19.

En el plano internacional, los países emisores que representan el 50% del gasto turístico internacional en España (Francia, Alemania, Reino Unido, EEUU e Italia) presentan una intención media a coger un vuelo internacional inferior al 15%. Con todo, a medida que aumente la sensación de seguridad al alojarse en un hotel o tomar un avión, se elevará la intención de viajar y, por tanto también, la búsqueda de ofertas, según el estudio.

Preocupación por el empleo

Por otro lado, el 54% de los españoles encuestados afirma estar preocupado por perder su empleo. En este sentido, a medida que España se va acercando al final del encierro, aumenta la preocupación de los ciudadanos por la situación económica.

Otra de las precupaciones se encuentra en la posibilidad de retrasar el pago de las compras, de la que es partidaria el 48% de la población. En segundo lugar, los españoles (42%) se encuentran entre los consumidores más preocupados por la seguridad de sus datos, la que ha aumentado con respecto a la encuesta anterior.

Inseguridad en comercios físicos

Según Deloitte, aún permanece la inseguridad al acudir a tiendas físicas para hacer la compra --solo el 32% de los encuestados afirma sentirse seguro-- y la tendencia coyuntural a hacer acopio --29% de los consumidores españoles--, si bien ambas tendencias están evolucionando de manera positiva.

En el plano del gasto, la encuesta muestra que, durante el confinamiento los consumidores españoles estaban dispuestos a recortar en las partidas discrecionales como los viajes, la moda o la restauración, en contraposición a las categorías de consumo básico (alimentación, productos para el hogar) en las que se incrementaría.

Con respecto al método de compra, si bien ha aumentado el volumen de compras realizadas a través del canal online, sobre todo en algunas categorías como libros o productos electrónicos, España sigue estando a la cola en este método de compra con respecto a otros países.

Destacadas en Business