Menú Buscar
Uno de los autobuses de la flota de Sagalés y una imagen del puerto de Ibiza / FOTOMONTAJE DE CG

Sagalés, ‘rey del bus’ en Cataluña, inyecta 20 millones a su filial de Ibiza

La familia eleva a los 35 millones los fondos propios de su sociedad cabecera en la isla, Jofrate

Gonzalo Baratech / Cristina Farrés
18.06.2017 00:00 h.
3 min

La familia Sagalés ha realizado una ampliación de capital de 20,5 millones de euros en la sociedad instrumental Jofrate de Ibiza. Con este refuerzo, la entidad eleva sus fondos propios hasta los 35 millones.

Jofrate es la cabecera de Sagalés en la isla, donde posee otras dos empresas. También extiende su manto sobre dos inmobiliarias de Barcelona. Preguntados por el destino de la ampliación de capital, los responsables del grupo declinaron hacer declaraciones a este periódico.

Complejo entramado empresarial

Sagalés es un grupo enorme, especializado en el transporte de pasajeros en autobús. Administra docenas de empresas en Cataluña y Baleares. Pero no confecciona estados contables consolidados, por lo que conocer las magnitudes del conglomerado se torna tarea imposible.

Crónica Global ha podido saber que en la cima del tinglado se encuentra la sociedad Norte de Inversiones. La familia Sagalés constituyó dicha entidad en Navarra en el año 1984. A la sazón, muchos empresarios catalanes ubicaban la sede social de sus compañías en dicha comunidad norteña, siempre por motivos fiscales.

Traslado de la sede de Navarra a Barcelona

El consejo de administración de Norte de Inversiones está presidido por Francisco Sagalés Sala; son vocales Ramón y Anna Sagalés Orteu. Hace justo un año, el clan movió la sede social desde Navarra a Barcelona, donde siempre se ha encontrado la sede efectiva del grupo.

Sesgún la página web de Sagalés, el consorcio desarrolla actividades en 14 comarcas de Cataluña, donde explota más de 250 líneas, ya sean regulares, urbanas, interurbanas, nocturnas y exprés. Cada año transporta a unos 23 millones de personas.

Conflictos vigentes

Con tantos y tan extensos tentáculos, no es extraño que surjan conflictos. Es el caso del concurso que puso en marcha el ayuntamiento de Lloret de Mar para gestionar el transporte urbano, que venía realizando Transportes Pujol y Pujol. El alcalde Jaume Dulsat acordó conceder el servicio a Barcelona Bus, filial de Sagalés. El otro licitante, Sarfa Bus ha presentado un recurso contra esa concesión.