Menú Buscar
José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona

Rodés y Godia también intentan salir de ATLL

Las dos familias catalanas aspiran a que Acciona les compre su participación de la concesionaria de aguas igual que al banco brasileño BTG

Redacción
2 min

Las dos familias catalanas que acompañaron al grupo Acciona en la aventura de la privatización de ATLL, los Rodés y los Godia, estarían dispuestos a retirarse de la compañía conjunta con los Entrecanales. ¿Las condiciones? Los dos grupos inversores barceloneses desearían recibir un pago por su participación del 5% equivalente a la obtenida por BTG Pactual, el banco brasileño que acaba de vender su 39%.

La operación de venta a BTG ha espoleado a los Godia y a los Rodés, que entraron en ATLL con la intención de invertir en un negocio seguro y poder llevar a cabo una plusvalía en el medio plazo.

Partidarios de una negociación inexistente

Los vaivenes jurídicos, los varapalos judiciales y la incertidumbre que se cierne sobre la concesión del suministro de agua en alta en Cataluña ha llevado a los dos grupos a reconsiderar su permanencia en la empresa conjunta. De hecho, ambos inversores han abogado por negociar una solución al contencioso existente. Así se han pronunciado en diferentes momentos Manel Torreblanca (en nombre de su esposa Liliana Godia) y Fernando Rodés (como portavoz de su familia).

Si Acciona les comprase su participación en ATLL al mismo precio que a los brasileños de BTG se embolsarían 3,2 millones de euros cada uno de los grupos. La razón de precipitar su salida tiene que ver con el desprestigio reputacional al que se ven sometidos por proseguir como accionistas.

“Sólo puede ir a peor”

“Entrecanales debería haber negociado hace tiempo, pero ahora ya es tarde”, señalan fuentes próximas a uno de los grupos familiares. En consecuencia, y a la vista de la imposible salida negociada entre Acciona, la Generalitat y Agbar, las acaudaladas familias barcelonesas prefirieron poner los pies en polvorosa. “Sólo puede ir a peor”, rematan, para referirse al futuro de su inversión.