Menú Buscar
Juan José Brugera (i), presidente de Colonial y del Círculo de Economía, y Marc Puig (d), máximo ejecutivo de la firma perfumera familiar / FOTOMONTAJE DE CG

Los perfumeros Puig se meten de lleno en el negocio inmobiliario

La familia crea una ‘joint venture’ con Colonial para construir una réplica de su ‘headquarter’ en la plaza Europa de L'Hospitalet

06.02.2017 17:58 h.
4 min

La familia Puig, una de las principales sagas perfumeras del mundo, ha llegado a un pacto con Colonial para impulsar un gran proyecto inmobiliario en Barcelona. Crearán en los próximos días una joint venture al 50% para construir una réplica de su sede central en la plaza de Europa. Se trata de una zona límite con el municipio de Hospitalet del Llobregat en plena expansión en el sector corporativo.

El nuevo edificio ocupará unos 14.000 metros cuadrados repartidos en 21 plantas, además de 150 plazas de aparcamiento. Los dos socios aportarán los 32 millones de euros en los que está valorada la operación. Se ejecutará en unos 36 meses y aportará una rentabilidad en torno al 9% en una década, según los cálculos iniciales.

Suelo propiedad de los Puig

Los Puig no serán los arrendatarios del nuevo edificio. Se quedan por el momento en su headquarter, propiedad de BBVA. El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, ha detallado que la inversión se ejecutará a través de una de las sociedades de inversión de la familia, no se vehicula a través de la perfumera internacional. Cubren parte de su participación mediante la aportación del suelo, que es de su propiedad.

En Colonial, la inversión representa un proyecto más del ambicioso proyecto Alpha II que han presentado este martes poco antes de cerrar el mercado a los inversores. Se trata de una iniciativa de inversión con cuatro operaciones que alcanzarán un valor total de entre 369 y 389 millones.

Colonial invierte casi 400 millones

Aportarán 247 en el ejercicio en curso. Las otras operaciones que compartirán con los Puig son la adquisición por 41 millones del edificio de oficinas situado en el número 163 de la avenida Castellana de Madrid; la compra de la sede del Grupo Bertelsman en Barcelona por otros 41 millones; y la operación que anunciaron hace pocas semanas en París: su filial SFL ha adquirido por 165 millones un edificio situado en el 112-122 de la calle Émile Zola.

Viñolas ha detallado que destinarán otros 10 millones en Madrid para renovar el edificio. Será, por eso, una inversión a largo plazo porqué se trata de un inmueble con alquileres vivos. Las obras de rehabilitación se ejecutarán a medida que las plantas quedan libres. Para París disponen de un presupuesto de entre 245 y 265 millones para construir un nuevo edificio. El calendario de este proyecto está abierto hasta 2020.

En cuanto la sede de Bertelsman, la firma internacional ha vendido el inmueble con un contrato de alquiler a cinco años vista. No hay previsión por el momento de renovarlo.

400 millones de liquidez

Colonial usa su músculo financiero para ejecutar el grueso de estas inversiones. La directora corporativa de la cotizada, Carmina Ganyet, ha recordado que cuentan con 400 millones de euros de liquidez. No tienen necesidad de captar capital en los mercados, aunque es una opción que está sobre la mesa siempre y cuando las condiciones sean favorables para la compañía.

La firma tiene un horizonte de inversión de 500 millones anuales. Su presidente, Juan José Brugera, ha señalado que aún tienen margen para ejecutar nuevas inversiones por un importe mínimo de 250 millones. Aunque ha advertido que la cifra es flexible. “Se pueden hacer más cosas por la vía de la ampliación de capital, dependerá de la calidad de los proyectos que tengamos sobre la mesa”.

La firma presentará los resultados de 2016 a finales de mes. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información