Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha: Felipe Campos, consejero delegado de Aigües de Barcelona; Gemma Badia, alcaldesa de Gavà; Jordi Giró, presidente de la Confavc; Gisela Navarro, segunda tenente de alcalde de Acción Comunitaria y Políticas de Igualdad de Viladecans; i Oriol Bossa, alcalde de Sant Feliu de Llobregat / CEDIDA

El proyecto metropolitano con Aigües de Barcelona mejora la vida de 22.000 personas vulnerables

El programa de empoderamiento vecinal ‘A-porta’, impulsado por la Confavc, ha llegado a 21 barrios de 12 municipios del cinturón barcelonés, Tarragona y Reus

3 min

Aigües de Barcelona y la Confederación de Asociaciones Vecinales de Cataluña (Confavc) llegan a 22.122 personas con el programa de empoderamiento vecinal A-porta. El objetivo de este proyecto conjunto, en el que también se circunscriben los ayuntamientos de 12 municipios catalanes y un total de 21 barrios, es mejorar la calidad de vida de las personas en riesgo de vulnerabilidad social y económica.

En el balance del proyecto, que se inició en 2016, han estado presentes el consejero delegado de Aigües de Barcelona, Felipe Campos, el presidente de Confavc, Jordi Giró, la alcaldesa de Gavà, Gemma Badia, el de Sant Feliu de Llobregat, Oriol Bossa, y la segunda teniente de alcalde de Viladecans, Gisela Navarro. En estas tres localidades metropolitanas se ha ofrecido apoyo y recursos a las personas que viven en los barrios donde se desarrolla la iniciativa, con el objetivo de informar sobre los aspectos que pueden promover la mejora de su calidad de vida.

Equipos de ‘picaportes’

El programa, impulsado por Confavc, está formado por 110 picaportes que se distribuyen en 21 barrios de 12 municipios del área metropolitana de Barcelona, Tarragona y Reus. El equipo de la iniciativa conjunta A-porta, acompañando puerta a puerta ha llegado a 14.423 hogares de toda Cataluña y ha realizado 7.375 entrevistas a más de 10.000 personas que les han abierto la puerta.

Mediante este proyecto se ha logrado proporcionar información y resolver problemáticas en coordinación con servicios sociales y desde la relación de confianza. Los picaportes, en los barrios asignados, han visitado todos y cada uno de los hogares para detectar situaciones de vulnerabilidad y soledad no deseada y alertar de los mecanismos y ayudas que ofrecen las Administraciones y otras entidades, como Aigües de Barcelona, a través de tarifas sociales y bonificaciones.

Inspiración francesa

El programa, inspirado en el proyecto francés Voisin Malin, se inició en 2016 en el barrio de Ciutat Meridiana de Barcelona, y posteriormente, se ha desplegado en otros distritos de la ciudad y una decena de municipios de Cataluña como Sant Feliu de Llobregat, Gavà, Sabadell, Mataró, Tarragona, Reus, Santa Coloma de Gramenet y Viladecans, con el objetivo de detectar situaciones de vulnerabilidad, asesorar a gente mayor que se encuentra sola y fomentar la convivencia y el civismo.

Aigües de Barcelona se sumó al programa proyecto A-porta en 2016. Desde entonces, con el apoyo de la compañía, el proyecto se ha desplegado en 10 de los 21 barrios: Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona de Barcelona; los barrios de la Montserratina y la Unión de Viladecans; Ausiàs March, Ca n’Espinós, Les Ferreres y Pisos del Congrés de Gavà, y Can Calders de Sant Feliu de Llobregat. “Es un ejemplo de trabajo en red desde la base, el barrio, a partir del trabajo de los picaportes”, ha explicado Campos.