Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en imagen de arhivo / EP

El presidente de Iberdrola detalla la trama Del Olmo-Peña ante el juez

Galán señala que el documento notarial que el primero depositó ante el juez y que es la prueba capital de sus detractores es ilícito y tiene otros fines

6 min

El presidente de Iberdrola, Juan Ignacio Galán, ha remitido un auto al Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional en el que detalla los presuntos tejemanejes de la trama urdida por el excontroller de la energética, José Antonio del Olmo, y el exjefe de seguridad, Marcos Peña, para acusarle de actividad ilícita por haber contratado, también presuntamente, los servicios del excomisario José Manuel Villarejo.

En el escrito, al que ha tenido acceso Crónica Global, la defensa del líder empresarial recuerda que, de entrada, Del Olmo está imputado por un posible delito de cohecho por la misma Audiencia Nacional por haber validado el pago de facturas a la empresa Cenyt y Casesa, ambas vinculadas a Villarejo, en el 2004. Enmarca en esta causa la aparición de un documento que el excontroller había depositado ante el notario Luis Ramallo en ese ejercicio y que ha visto la luz 15 años más tarde. Es decir, su declaración es la que lleva a la imputación de Galán cuando está investigado, por lo que se alega que se requerirían más indagaciones para comprobar los hechos.

Elección del notario

Cabe recordar que este notario es antiguo senador y diputado del PP y que presidió la Junta de Extremadura. Un pasado clave para comprender su proximidad con Del Olmo y Peña, que ejerció como asesor en materia de seguridad de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre y era uno de los colaboradores más próximos a Francisco Granados.

Luis Ramallo, Marcos Peña, Ignacio Sánchez Galán y el comisario Villarejo / CG
Luis Ramallo, Marcos Peña, Ignacio Sánchez Galán y el comisario Villarejo / CG

Peña, precisamente, instó a Del Olmo a ir desde Bilbao, donde está la sede de la cotizada, hasta Madrid para depositar el sobre con las facturas que implicarían a Galán en el pago al excomisario ante el notario Ramallo, tal y como ha declarado él mismo. Según ha alegado en múltiples ocasiones el presidente de Iberdrola, desconocía la contratación de los servicios de Villarejo y el pago de estas facturas que, en cambio, sí que habían pasado el filtro de validación de, precisamente, del controller del grupo. Es decir, Del Olmo, jubilado contra su voluntad poco antes de que estallara el caso.

Validación de las facturas

“El Sr. Del Olmo era, en diciembre de 2004, el responsable del control de funciones corporativas”, indica la defensa ante el juez, “su principal cometido era velar porque las facturas presentadas al pago fuesen regulares y correctas y que, en su tramitación, se hubiesen observado los procedimientos establecidos en el seno de la empresa”.

Señala, asimismo, que “el citado señor firma sin reparo todas las facturas que supone irregulares (sin su validación, nunca podrían haber sido pagadas) y, lejos de formalizar una denuncia ante las autoridades competentes --o, como poco, una denuncia a través de los canales corporativos expresamente previstos para tal efecto--, elabora un documento aparentemente oficial --con membrete de Iberdrola-- que deposita en una Notaría”. Recuerda que habría seguido en la notaría “sine die, si no hubiese sido por la incoación del presente procedimiento”.  

Robo de documentación

También destaca que un juez de instrucción de Madrid ha determinado que, en el caso de que las facturas fueran certeras, su sustracción de la compañía implicaría un robo. La defensa recuerda un caso análogo en el que un médico que trabaja en una clínica privada sustrae documentación interna para probar que se implan prótesis de menor calidad de las que compran las clientas.

La justicia determinó que este procedimiento es ilícito, ya que son los agentes de la autoridad los que deben recabar esta información física ante la denuncia de un particular que conoce el caso.

Más diligencias

Por todo ello, la defensa de Galán pide la declaración en calidad de testigo del notario Luis J Ramallo García; la del expolicía y exjefe de seguridad de Iberdrola, Marcos Peña Díaz; y su antigua mano derecha en Iberdrola, Ángel Zarabozo. Estos dos últimos estaban enfrentados con Galán desde hacía años por la crisis de confianza entre ellos y el presidente de la eléctrica que llevó finalmente a su salida ordenada de la compañía. “Odia mucho a Galán”, declaró ante la Fiscalía Del Olmo sobre Peña.

Cabe recordar que el presidente de Iberdrola ha reclamado declarar de forma voluntaria ante el juez para esclarecer todas las presuntas irregularidades que le imputan y que él niega de frente. El magistrado Manuel García Castellón le ha citado como investigado junto al director general de negocio de la eléctrica, Francisco Martínez Córcoles, pero les ha dado más tiempo para evitar una posible indefensión. El instructor del caso Tándem aún no ha determinado una nueva fecha.

La cotizada ha mostrado su total compromiso con su actual directiva.