Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Interior de una discoteca vacía a causa del cierre del sector del ocio nocturno / EP

La patronal se suma al Govern y reclama que Cataluña decida la reapertura del ocio nocturno

Fecasarm insiste en que la única alternativa para acabar con los botellones y las fiestas ilegales es "ampliar la oferta legal"

3 min

Fecasarm, que tantas veces ha criticado el desempeño del Govern en su forma de manejar la pandemia, se ha alineado esta vez con la intención anunciada por el Departamento de Salud de reclamar las competencias que le permitan decidir sobre la reapertura del ocio nocturno. Tanto es así que la asociación ha pedido este viernes al Ministerio de Sanidad que deje sin efecto la orden ministerial que mantiene cerrado el sector. De esta forma, la patronal se ha sumado a la petición de las autoridades catalanas de que sean las comunidades autónomas las que puedan decidir sobre la reapertura.

La consellera de Salud, Alba Vergés, reclamó ayer al Gobierno central que permita a la Generalitat poder decidir cuándo se abre el ocio nocturno en Cataluña. No fijó una fecha para ello, aunque sí apuntó que al principio del verano habrá una "situación muy buena" por el avance de la campaña de vacunación contra el coronavirus.

Más botellones

La patronal, que augura que este fin de semana se repetirán los botellones, ha mostrado su apoyo a la demanda del Govern y ha insistido que tanto el Gobierno central como la Generalitat sólo tienen una alternativa si quieren frenar estas prácticas: “Ampliar urgentemente la oferta legal”.

El secretario general de Fecasarm, Joaquim Boadas, ha insistido en que los locales de ocio nocturno son "aliados estratégicos imprescindibles". Según su experiencia, son "un muro de contención de las actividades ilegales, que solo aportan inseguridad, desórdenes públicos, ruidos, suciedad, incivismo, contagios, anarquía y descontrol y, además, no generan lugares de trabajo ni pagan impuestos".

El ejemplo de Sitges

La patronal también ha reiterado que las obligaciones de mantener una distancia de 1,5 metros en la barra y en la pista de baile y de tener un registro manual de asistentes, contempladas el plan sectorial aprobado recientemente por el Procicat, son "imposibles" de cumplir y ha pedido que se sustituyan estas medidas por los test de antígenos.

Al respecto, ha considerado que los distintos ensayos clínicos llevados a cabo, como el de ayer en Sitges, que organizaba Fecalon, ratifican que "es perfectamente seguro reabrir los locales de ocio nocturno legales sin necesidad de guardar distancia de seguridad sometiendo el derecho de admisión a la obligación de pasar previamente un test de antígenos".