Menú Buscar
Turistas en el centro de Palma de Mallorca / EFE

Palma prohíbe el alquiler vacacional en una iniciativa pionera

La medida busca combatir la masificación turística en la capital del archipiélago balear

28.07.2017 00:00 h.
4 min

Mediante una fórmula pionera en la historia democrática de Palma de Mallorca, el ayuntamiento de la capital balear ha aprobado este jueves una iniciativa legislativa popular con la que el consistorio prevé prohibir el alquiler vacacional en las viviendas plurifamiliares de toda la ciudad. El objetivo que se persigue es hacer frente a la masificación que sufre desde hace años y que se ha visto agravada con el incremento de los arrendamientos turísticos.

La propuesta ha sido impulsada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma, cuyo presidente, Joan Forteza, explica a Crónica Global que era necesario actuar en este sentido debido a la emergencia habitacional que sufre el municipio como consecuencia de la “turistificación” del municipio y del aumento de alquileres vacacionales.

“Al igual que otras ciudades como Barcelona, somos víctimas de una falta de viviendas dignas y asequibles”, recalca.

6.076 firmas

Tras recoger hasta un total de 6.076 firmas que avalan el descontento de los palmesanos en torno a esta problemática, la entidad decidió dar un paso adelante y presentarlas ante el Ayuntamiento.

Finalmente, el Pleno celebrado el jueves ha dado luz verde a la propuesta con los votos de Podemos y la formación econacionalista MÉS, socios que conforman junto al PSOE el equipo de gobierno. Los socialistas, sin embargo, han decidido abstenerse junto al PP, mientras que Ciudadanos ha votado en contra.

La propuesta, que no podrá entrar en vigor hasta dentro de un año, contempla aplicarse no sólo en el centro de Palma sino también en los demás barrios. Forteza asevera que “todos los ciudadanos tienen derechos en todos los sitios; hay tanta demanda de viviendas vacacionales que no sólo está afectando al casco histórico sino que se está extendiendo a la periferia”.

Zonificación de los municipios

Para que la iniciativa sea una realidad deben transcurrir, no obstante, los doce meses establecidos por la recién modificada ley turística balear. En el ínterin se llevará a cabo la zonificación prevista en los distintos municipios de las islas para determinar en qué zonas se puede permitir el alquiler turístico y en cuáles no a razón de las más afectadas por esta situación.

En el caso de Palma, la propuesta contempla que la mayor ciudad de Baleares sea declarada zona única de tal forma que pueda aplicarse de forma íntegra. Forteza recuerda que la capital balear cuenta con más de 65.000 plazas turísticas, 45.000 de las cuales son hoteleras y el resto pertenecen a viviendas de alquiler vacacional.

Moratoria de un año

En concreto, la ley turística prevé una moratoria de un año para el alquiler vacacional para que ayuntamientos y Consejos Insulares puedan zonificar los distintos municipios, de forma que durante este periodo no podrán comercializarse nuevas plazas sino que las que se pongan en alquiler deberán estar supeditadas a otras que se den de baja.

La propuesta de la federación vecinal ha contado, además, con el apoyo de otras quince entidades de ámbito medioambiental y social.

Por su parte, la portavoz de MÉS en el Ayuntamiento, Neus Truyol, ha apostado por la necesidad de modificar el actual modelo turístico debido a la gentrificación que padece la ciudad. La secretaria general de Podemos Palma, Antònia Martín, ha hecho hincapié en la importancia de frenar la emergencia habitacional, el incremento de los precios y su repercusión en los sectores más vulnerables.