Menú Buscar
Una tienda de la cadena de joyerías Oro Vivo / CG

Oro Vivo cierra su décimo año con pérdidas

La empresa entró en declive al comienzo de la pasada crisis pero todavía no ha superado el bache

3 min

La red de joyerías Oro Vivo no levanta cabeza y sigue sumida en una depresión de resultados. Los gestores llevan varios años dedicados a sanear la empresa, mediante el cierre de las tiendas deficitarias. El año pasado bajaron la persiana los establecimientos de Alcobendas, Valladolid y Ondara (Alicante).

Este año se ha echado el candado a Leganés y La Gavia (Madrid). Ahora la red comercial apenas llega a los 45 puntos de venta entre propios y franquicias en España, más otros 20 en Portugal, estos últimos gestionados por una filial en dicho país.

Auge y declive

Pese a la criba, Oro Vivo lleva dos años con los ingresos al alza. En cambio, los resultados no acaban de entrar en la senda de la rentabilidad. En la tabla adjunta se ofrece la evolución de la empresa en los últimos doce años.

ORO VIVO EN CIFRAS (en millones de euros)
Año Giro Resultado
2017 12 -0,85
2016 11,2 -0,74
2015 10,5 -1
2014 10,6 -2,9
2013 12,8 -2,1
2012 15,9 -1,8
2011 18,6 -1
2010 21,1 -1,5
2009 21,5 -1,9
2008 22,1 -1,1
2007 25,1 1,7
2006 22,7 1

Oro Vivo llegó a su particular cima en 2007, con más de 25 millones de ingresos y 1,7 millones de excedente. A partir de ahí las ventas comenzaron a caer y las cuentas cambiaron de signo para teñirse de rojo.

Oro Vivo fue fundada en 1989 por Juan Manuel Coco, aliado con el grupo suizo Golay, líder mundial en la distribución de perlas cultivadas. A mediados de la pasada década, poco antes de entrar en recesión, la entidad contaba con 60 tiendas. El diseño se realizaba en Barcelona. La producción, en China, Vietnam y Tailandia. El momento propicio fue aprovechado por los accionistas para vender la compañía al grupo francés Christian Bernard.

Cambio de manos

Poco después el país entró en recesión y Oro Vivo se desplomó. En 2014, tras sufrir seis ejercicios consecutivos de pérdidas, el grupo galo traspasó su filial española al fondo barcelonés Endurance Partners por un precio simbólico. Además, varias sociedades del grupo Christian Bernard condonaron a Oro Vivo créditos por más de 6 millones.

Endurance tiene de cabezas visibles a Pedro Picas de la Rosa y José María Rigau Pagés. Su cartera de participadas incluye, además de la red de joyerías, las empresas Tuc Tuc, con instalaciones en Lardeo (La Rioja) y Mataró (Barcelona), diseñadora de ropa infantil y artículos de puericultura; Canadá House, de Cabrera de Mar, también de prendas de moda infantiles; y TCN, de ropa para mujer, fundada por José María Donat y Totón Comella, que actualmente se encuentra en suspensión de pagos.