Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El coste del gas eleva los precios de la luz, dado que parte de la electricidad se genera en plantas de ciclo combinado / EP

La ofensiva rusa prolonga la luz cara hasta mediados de 2024

Los futuros protagonizan alzas superiores al 30% en los últimos días y empiezan a descontar que los precios no bajarán de 200 euros por MW/h en todo este año

5 min

La recién iniciada invasión militar de Ucrania por parte del ejército ruso se desarrolla a miles de kilómetros de España, pero sus efectos no van a tardar en hacerse notar, especialmente en el bolsillo de los ciudadanos. El conflicto va a prolongar las tensiones en los mercados energéticos y, por ende, la era de la luz cara más allá de los comienzos de 2024.

Al menos, así lo indican las señales que refleja el mercado mayorista de la electricidad que, durante las últimas semanas, ha descontado incluso con mayor fidelidad que las bolsas internacionales el inicio de las hostilidades de forma intensa en la frontera ruso-ucraniana.

Futuros disparados

Así, los precios de los futuros han experimentado subidas de más del 20% en las última semanas, en lo que se refiere a los contratos a corto plazo. Sin ir más lejos, los referidos a los próximos meses de este año superan en todos los casos la cota de 210 euros por megawatio/hora (MW/h) , mientras que a finales del pasado enero se situaban en entorno a 170 y 175 euros.

Una cifra esta última que ya suponía una severa corrección al alza en relación con lo que estos contratos marcaban en el último trimestre de 2021, cuando se esperaba una significativa rebaja de los precios a partir del segundo trimestre, con precios incluso por debajo de la cota de 100 euros.

Previsiones fallidas

De ahí que las medidas provisionales adoptadas por el Gobierno, especialmente la rebaja del tipo de IVA sobre el recibo eléctrico al reducido del 10% y la supresión del impuesto del 7% a la generación, tuvieran una vigencia limitada a este periodo.

Sin embargo, los pronósticos, también compartidos por las empresas del sector en función precisamente del comportamiento del mercado, han saltado por los aires. Y el inicio de la invasión rusa de Ucrania no será precisamente un factor que contribuya a que las aguas vuelvan a su cauce.

Repunte inmediato

“El problema de la subida de la electricidad es el gas, los precios del gas que se emplea para la generación”, aseguraba este miércoles el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la conferencia con analistas con motivo de la presentación de resultados anuales de la compañía. Precisamente, el coste del gas natural es una de las variables que se ha disparado como consecuencia del clima de tensión en la zona de conflicto y en las últimas horas aún más con el inicio de las primeras maniobras armadas.

De hecho, la primera señal no ha tardado en llegar al mercado. El precio medio fijado para este viernes es de 240 euros por MW/h, nada menos que un 17% por encima de la referencia del día anterior. El máximo intradía vuelve a tocar la cota de 300 euros.

Por encima de 200 euros

En su informe anual correspondiente a 2021, Naturgy estima una subida del precio medio de la electricidad en el mercado mayorista del 36% para 2022, hasta los 152 euros. Sin embargo, todo parece indicar que se quedará corta.

Al menos, los futuros a corto plazo apuntan a que el precio del MW/h no bajará de los 200 euros durante prácticamente todo el ejercicio. En lo que va año, a punto de concluir los dos primeros meses, esa ha sido la tendencia, incluso sin que se iniciara el conflicto armado.

Hasta 2024

En los contratos a largo plazo, el salto ha sido incluso mayor. Los precios a los cotizan en estos días prácticamente doblan a los que se registraban a finales de año, hace apenas dos meses.

De esta forma, aunque el mercado descuenta un considerable descenso da partir de la primavera de 2023, es decir, un año más tarde de lo previsto, lo cierto es que los precios medios de los contratos trimestrales no bajan en ningún caso de los 130 euros por MW/h. Incluso a más largo plazo, los futuros para el conjunto del año 2024 se sitúan muy próximos a los 100 euros, frente a los 70 euros que reflejaban a finales de 2021.