La cadena de comida Nostrum vive dificultades en su modelo de franquicia

La compañía está a la mitad de establecimientos que preveía al salir a bolsa en 2014 y con unos índices de rentabilidad que no alcanzan los compromisos

La cadena de comida Nostrum vive dificultades en su modelo de franquicia
08.01.2018 00:00 h.
3 min

La expansión de la cadena de comida para llevar Nostrum, propiedad de Home Meal Replacement, no está cumpliendo los planes previstos y se encuentra en una fase de estancamiento, según explican especialistas del sector franquicias consultados por este medio. La cadena cuenta con 127 establecimientos abiertos al público, muy lejos de los 300 locales que tenía comprometidos según el documento presentado cuando salió a bolsa en 2014. Lo peor de esa situación es que necesita crecer con enorme rapidez para alcanzar ratios de rentabilidad aceptables.

El de Nostrum es un modelo de negocio con niveles de rendimiento reducidos por tienda, por lo que necesita contar con una masa crítica muy grande. Sin embargo, la propia estructura de la franquicia es lo que está impidiendo crecer a la cadena de comida para llevar.

Expertos del negocio de franquicias señalan que Nostrum es una franquicia sin identidad propia remarcable. Sin ninguna barrera de acceso a su tecnología. Es decir, cualquiera puede abrir un negocio igual sin mayor restricción y hacer una competencia directa a los actuales franquiciados.

Negocio inapropiado para una franquicia

La comida para llevar se considera una buena idea de negocio pero no para franquiciarlo, señalan las mismas fuentes consultadas. Hoy es tendencia que en la mayoría de los mercados de barrio de las grandes ciudades exista un puesto de comida para llevar.

Con una inversión reducida cualquiera puede abrir un establecimiento de comida para llevar con platos similares a los que tiene Nostrum sin que nadie lo impida. Los que apuestan por la franquicia como sistema de emprendimiento personal en el mundo de los negocios buscan un factor diferenciador evidente que en Nostrum no se da, señalan esos especialistas. Además, insisten, hay que pagar un canon de 28.000 euros y unos royalties del 2% anual por las ventas, lo que con los márgenes mínimos que impone el vender muy barato no tiene perspectivas de rentabilidad en un plazo razonable.

La situación financiera de Nostrum refleja el estancamiento de su plan de expansión. En los dos últimos años ha tenido que realizar tres ampliaciones de capital por más de ocho millones de euros y ahora acaba de lanzar una criptomoneda para captar hasta 50 millones de euros para financiar su expansión, en lo que la mayoría del mercado considera un intento desesperado de conseguir recursos. Al final del primer semestre de 2017, último dato oficial conocido, las pérdidas alcanzaban los 1,7 millones de euros.

¿Quiere hacer un comentario?