Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un aerogenerador de Naturgy / EP

Naturgy prevé que la demanda energética pre-Covid volverá en 2023

La compañía ha registrado una depreciación de 1.363 millones en sus activos tras constatar que el impacto de la pandemia será mayor del esperado en un primer momento

4 min

Naturgy ha optado por poner de nuevo al día el valor de sus activos, como ya hiciera al inicio de su nueva era, a mediados de 2018, aunque en este caso por motivos bien distintos. Tras una exhaustiva evaluación, la compañía concluyó que los efectos de la pandemia del coronavirus serán más severos que los estimados en un primer momento, a mediados del pasado año. Tanto es así que no espera hasta el ejercicio 2023 que la demanda tanto de electricidad como de gas retome los guarismos que presentaba antes de la pandemia.

Esta circunstancia ha tenido un peso relevante a la hora de que la empresa que preside Francisco Reynés haya realizado su segundo saneamiento en poco más de dos años, en este caso por valor de 1.363 millones de euros.

Escenario deteriorado

En su informe anual correspondiente a 2020, la energética constata que a partir de la segunda mitad del ejercicio “se observó un deterioro sustancial de las perspectivas de recuperación”, lo que hizo que reconsiderara la influencia del Covid-19 en la evolución de los flujos de efectivo.

“A cierre de ejercicio 2020 se manifiestan, de manera significativa, los efectos de la pandemia sobre el escenario macro y energético del año, traduciéndose en menores demandas de gas y electricidad en España y Latinoamérica y una depreciación relevante de las monedas en las regiones clave de Latinoamérica”, donde Naturgy cuenta con numerosos intereses.

Revisión de activos

Durante el año se ha registrado un descenso de la demanda eléctrica del 5,5% en el sistema peninsular y de un 9,6% en la demanda de gas. Un terreno que la compañía estima que tardará en recuperarse.

La mayor parte del ajuste en el valor de los activos afecta a las centrales de generación térmica en España. De hecho, Naturgy detalla en el citado documento una de depreciación de 951 millones en el valor de esta instalaciones.

Centrales hidroeléctricas

De la revisión tampoco se han salvado las instalaciones hidráulicas, aunque en este caso el ajuste ha sido menos severo. En concreto, la compañía lo ha valorado en 194 millones de euros, lo que deja un importe recuperable de 967 millones.

Como ya sucedió en 2018, el saneamiento de los activos se produce en el contexto de un nuevo plan aunque, en este caso, se trata de una actualización del ya existente, que atravesó su ecuador en plena pandemia.

Dividendo sostenible

En el citado informe anual, la compañía da apenas unas pinceladas generalizadas sobre su contenido, aunque sí admite que incluye la revisión a la baja de las previsiones de demanda energética como consecuencia de la crisis del coronavirus, así como el deterioro de la situación macroeconómica, también derivado de la expansión del virus y sus consecuentes oleadas.

Como objetivos generales del plan se fijan el dar una mayor visibilidad a largo plazo, así como definir una política de dividendos sostenible en el tiempo.

Agenda condicionada

Por ahora, el plan deberá aguardar algo más de tiempo toda vez que la compañía ha dejado en suspenso el momento de su presentación.

Aunque se habían barajado fechas como la presentación de resultados o la junta de accionistas, convocada ya para los próximos 9 y 10 de marzo, la irrupción por sorpresa de la opa parcial del fondo IFM ha trastocado los planes de Naturgy.