Menú Buscar
Manuela Carmena e Íñigo Errejón, candidatos por Más Madrid a la alcaldía de la capital y a la Comunidad de Madrid, en las pasadas fiestas de San Isidro

La luz verde de la Operación Chamartín, otra vez ámbar hasta el 26M

Si no hay más contratiempos, el proyecto Madrid Nuevo Norte será aprobado tras la constitución del nuevo ayuntamiento, en junio o julio, gane quien gane las elecciones

25.05.2019 00:00 h.
6 min

Parecía difícil que, cuando en septiembre de 2018, el Ayuntamiento de Madrid aprobara inicialmente el proyecto Madrid Nuevo Norte --la Operación Chamartín de toda la vida--, con el apoyo de toda la oposición, no saliera adelante nueve meses después, antes de las elecciones municipales del próximo domingo. Pero así ha sido.

La alcaldesa Manuela Carmena, que se había empeñado personalmente en lograr lo que no habían conseguido sus antecesores en el cargo, tampoco ha podido refrendar el maldito megaproyecto urbanístico, después de haberlo cambiado de cabo a rabo, reduciendo notablemente su edificabilidad, incluso con la oposición de parte del grupo que le apoyaba en el Consistorio, que no quieren que salga adelante ni ésta ni ninguna otra Operación Chamartín.

Informe ambiental llegaba tarde

Al final, el preceptivo informe ambiental evacuado por la Comunidad de Madrid llegaba a las oficinas municipales este lunes, sin tiempo material para preparar la documentación, convocar una sesión de la Comisión de Urbanismo y un Pleno extraordinario.

Ahora, todo vuelve a estar en el alero, pendiente del reparto de ediles en el nuevo Ayuntamiento de Madrid que se forme tras las comicios del próximo domingo 26 de mayo, con un sinfín de variantes que se pueden dar.

Atado y bien atado, pero sin tenerlas todas consigo

Si, al final, se impusiera la cordura, lo más lógico --incluso así lo ven los promotores, BBVA y San José, a pesar de que el proyecto merma notablemente sus iniciales previsiones-- es que Madrid Nuevo Norte se aprobara sin más, tal y como está, en el primer Pleno tras la constitución del nuevo consistorio, gane quien gane las elecciones. Pero las sorpresas no son descartables.

Solo en el caso de que Carmena repitiera como alcaldesa --ahora al frente de la candidatura Más Madrid--, y con amplio respaldo, esa opción estaría garantizada. En caso contrario, no se descarta que se intenten introducir modificaciones que, sean de la índole que sean, volverían a sumir al proyecto en más retrasos.

Pepu Hernández, del PSOE, único apoyo de Carmena

Un apoyo que, a la vista de los encuestas, solo se lo puede ofrecer a Carmena el PSOE, que lleva como candidato a la alcaldía al exseleccionador nacional de baloncesto, Pepu Hernández. La otra candidatura de izquierdas, la que encabeza Carlos Sánchez Mato --que fuera edil de Economía y Hacienda al inicio de la pasada legislatura--, tendrá complicado llegar al 5% de los votos para obtener representación.

Si Carmena y Hernández suman 29 escaños, los que dan la mayoría absoluta, la exjueza volvería a presidir el Ayuntamiento de la capital durante cuatro años más, hasta 2023, camino ya de sus 80 años para entonces. Y esos matices, apuntados por Hernández, de que “Madrid Nuevo Norte se puede mejorar con más vivienda pública”, no supondrían ningún obstáculo para que la operación urbanística se aprobara de manera inmediata tras las elecciones.

La derecha salvaría el proyecto, para modificarlo después 

¿Qué pasa si Carmena y Hernández no suman 29 ediles? Pues la cosa está clara. PP, Cs y Vox sí lo harían. Y solo quedaría por conocer si, a pesar del previsible bajón, los populares, encabezados por José Luis Martínez-Almeida, obtienen más concejales que el partido naranja, liderado por Begoña Villacís, para saber quién de los dos se convertiría en nuevo alcalde de la capital. Eso sí, con el necesario apoyo de Vox, repitiendo un pacto a la andaluza’.

En este caso, tanto el PP como Ciudadanos tampoco pondrían mayores obstáculos al actual proyecto Madrid Nuevo Norte, impulsado por Carmena. Ya lo aprobaron inicialmente en septiembre y lo volverían a hacer ahora.

Se trata de que eche a andar. Tiempo habrá en el futuro, barruntan algunos, a que se puedan introducir modificaciones puntuales que permitirían, si no recuperar la edificabilidad perdida, sí aumentarla de manera progresiva, de manera que los promotores, BBVA y San José, pudieran ver aumentados sus beneficios. Un matiz que, en alguna ocasión, ya ha dejado entrever Villacís, la candidata de Ciudadanos.

Otra nueva alternativa, demasiado para BBVA

Así, parece descartado --aunque tratándose de esta operación no deja de ser muy aventurado, visto lo visto-- que, gane quien gane las elecciones, Madrid Nuevo Norte no vaya a aprobarse, en junio o julio, en cuanto se constituya el nuevo Ayuntamiento.

La otra opción, la de volver a plantear un nuevo proyecto alternativo, no se contempla. Volvería todo al punto de salida, con otros cuatro años perdidos, y sobre todo la más que posible, esta vez sí, renuncia definitiva del BBVA a seguir metido en esta historia tres décadas después.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información