Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una persona realiza el teletrabajo desde casa / EP

Alerta con la picaresca en torno a la ley del teletrabajo: "Es más barato contratar en Lisboa"

Algunos sectores apuntan que la nueva normativa favorecerá el recurso a trabajadores en el extranjero si sale menos costoso

6 min

España cuenta desde este martes con una ley de teletrabajo. Tras varios meses de negociaciones entre el Gobierno y agentes sociales, el lunes por la noche los actores del debate sellaron el acuerdo que, en principio, ha satisfecho a todas las partes. No obstante, desde algunos sectores empresariales alertan de las consecuencias negativas que puede tener la normalización del trabajo a distancia.

 

 

El Gobierno aprueba la ley que regula el teletrabajo / EP

Aseguran que el aumento de costes que provocará el teletrabajo propicia la picaresca en las contrataciones. Abre la puerta, según alertan, a que se realicen fuera de España por una cuestión económica. “Es más barato contratar en Portugal que aquí”, explican. “La fiscalidad y los sueldos son inferiores en el país vecino y habrá aumento de presupuesto para afrontar los nuevos pagos en muchas empresas, por eso no es de extrañar que se muden a otras regiones cercanas”, sentencian.

 

 

Momento complejo

Fuentes bancarias insisten en que el teletrabajo ha venido “para quedarse” y que es “positivo” que se pueda combinar con acudir a la oficina. Pero remarcan que para su sector es “indispensable” acudir al centro de trabajo. “Existen numerosos condicionantes en ciertas tareas que hacen imposible el teletrabajo, por eso es necesario que el porcentaje de horas para trabajar en casa se hubiera negociado por convenio”, precisan.

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE / EP
Antonio Garamendi, presidente de CEOE / EP

El propio presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha alertado de esta situación en una entrevista en El Economista. “Somos los primeros que decimos que el teletrabajo ha llegado para quedarse, eso es evidente, pero para quedarse de otra manera, porque ahora se ha implantado casi por obligación. Legislar de urgencia este tema no lleva a ninguna parte”, explica.

Facturas por pagar

Por otra parte, las fuentes consultadas explican que a las empresas se le van a disparar los costes. “El teletrabajo implica que un empleado pueda desarrollar sus funciones en casa o en la oficina, pero eso supone que exista una duplicidad de gastos”, detallan.

“Una gran empresa deberá mantener el aire acondicionado o la calefacción en sus oficinas, pero también afrontarán el pago de esas facturas de los empleados que trabajen en casa o de la línea de internet”, relatan. 

Una mujer realiza teletrabajo en su oficina casera / EP
LA ENCUESTA ¿Qué le parece la nueva ley del teletrabajo?

El sector energético, en la encrucijada

Uno de los sectores que puede sufrir el impacto negativo es el energético. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha estimado que el teletrabajo hundirá la demanda diaria de petróleo en hasta 650.000 barriles puesto que se reducirá “de manera significativa” la movilidad.

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol / EP
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol / EP

Por eso, las principales empresas del sector matizaron la nueva normativa. “El teletrabajo es útil para algunas cosas, pero pensar que el mundo va a vivir así, espero que no porque necesitamos interactuar y tocarnos en el mundo empresarial”, indica Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.

El alquiler de oficinas, en declive

Otro de los sectores que va a sufrir notablemente la llegada del teletrabajo será el del alquiler de oficinas. Y es que, las empresas han reducido un 30% la superficie de sus instalaciones por el auge del teletrabajo, según un estudio realizado por Laborde Marcet. AEW, gestora de activos inmobiliarios affiliate de Natixis IM, indica en otro documento que "el trabajo en remoto será un motor de cambio para el sector" ya que la mayoría de los empleados ha demostrado que pueden ser productivos desde casa.

Corrobora la cifra aportada por sus competidores: la demanda podría caer "en torno a un 30%". La única nota optimista de la affiliate de Natixis IM se refiere a la distribución de los espacios. “Probablemente también aumenten los requisitos de espacio por persona para garantizar un distanciamiento social adecuado”, señala. Esperan que esta necesidad cubra en parte la contratación de espacio. 

Cambio de tipología de las oficinas

Idealista contempla el declive del alquiler desde otra perspectiva. El portal de viviendas argumenta que "cambiará la tipología y la localización de las oficinas". "Habrá una vuelta al centro en búsqueda de mejor localización, de calidad, de un tamaño más pequeño de los centros de trabajo", puntualizan. "Se irá a oficinas mejor situadas en las que algunos puestos serán fijos y una parte relevante serán flotantes, como en los coworkings, ocupados por diferentes equipos que alternarán actividad presencial con teletrabajo".

Se trata, en definitiva, de la realidad hacia la que ya avanzaba el empleo, pero que se ha acelerado por las necesidades derivadas de la pandemia mundial.