Menú Buscar
Un 'smartphone' con varias 'apps' descargadas, las que ofrecen muchos bancos / EFE

Las ‘apps’ de los bancos que nos ‘llenan’ el móvil

Las principales entidades cuentan hasta con cinco aplicaciones con todo tipo de servicios que suponen un reto para la organización de los dispositivos móviles

5 min

Abrimos el móvil y tenemos aplicaciones para todo. Para ahorrar, para compartir gastos, la cuenta dónde cobramos la nómina, cuentas que contratamos a cambio de regalos, o cuentas para viajar. Las entidades permiten descargar diversas apps en las que realizar cualquier tipo de operativa sin la necesidad de entrar en una oficina. Perfecto, pero ¿tenemos en los móviles capacidad suficiente para soportar tantas aplicaciones?

El comparador HelpMyCash.com muestra que los principales bancos en España cuentan con una media de cinco aplicaciones bancarias que se adaptan a diferentes necesidades. Existen apps para todos los gustos y finalidades, como gestionar nuestra economía diaria, realizar pagos o extraer efectivo con el móvil, consultar ventajas, controlar los gastos mensuales, que, seguidos con detalle, ofrecen un servicio muy necesario y práctico.

Un hombre envía un mensaje a través de WhatsApp / PIXABAY

Con las nuevas 'apps' consultamos el móvil constantemente

Pero la pregunta que surge es si viable descargar tantas aplicaciones por cada banco. Los smartphones tienen un límite de memoria y es muy probable que para muchos tener que descargar tantas apps para operar sea un hándicap en toda regla. Hay un mensaje frecuente: “queda poco espacio de almacenamiento interno”, lo que obliga a eliminar imágenes o vídeos para dar cabida a nuevas aplicaciones.

Una reserva de 300MB

La descarga de todas las aplicaciones de operativa habitual de tan solo un banco puede ocupar hasta 300 MB de almacenamiento en nuestro dispositivo. Un ejemplo es Caixabank, que cuenta con una aplicación para realizar la operativa común, Caixabank Pay para realizar pagos con el móvil, Caixabank Sign para firmar operaciones sin la necesidad de llevar encima la tarjeta de coordenadas, o la app de Family para consultar todos los descuentos por pertenecer al colectivo.

Santander también cuenta con múltiples aplicaciones para distintas finalidades: una app para la gestión de las finanzas personales, el wallet, para realizar pagos con el móvil y gestionar las tarjetas Santander, Santander Money Plan para controlar nuestros gastos mensualmente o Santander SOFIA enfocada en inversión.

Caixabank, Visa y Garmin han presentado durante la segunda jornada del Congreso Mundial de Móviles (MWC en su siglas en inglés) su alianza para permitir pagar en los comercios con solo acercar el reloj al datáfono / EFE

Las entidades ofecen nuevos servicios con todo tipo de dispositivos

¿Agregadores?

No todos los bancos ofrecen tantas aplicaciones. Entidades como BBVA, Bankia o Sabadell ofrecen a sus clientes únicamente dos aplicaciones: la app general, en la que se integran todas las funcionalidades, y el wallet para pagos con móvil.

Algunos bancos están ofreciendo un servicio que permite incluir cuentas bancarias de otras entidades. BBVA y Openbank ya han implementado el agregador financiero para conectar todos los bancos en una sola app. Esta funcionalidad permite al cliente consultar de un vistazo el estado de todas sus cuentas, tarjetas, o últimos movimientos. Eso sí, las operaciones concretas como pagos o transferencias deberán de gestionarse a través de la app o la web del banco en cuestión.

La cuestión de la seguridad

El tema de la seguridad es relevante si hablamos de aplicaciones que recogen información sensible, como es el caso de las aplicaciones bancarias. A menudo, puede generar desconfianza descargar este tipo de apps en el móvil, a pesar de que estén cifradas, por miedo a que este pueda ser robado.

Hay algunos consejos. La Europol, el órgano encargado de luchar contra la delincuencia en la Unión Europea, aconseja llevar a cabo una serie de recomendaciones sencillas: descargar la aplicación oficial de los bancos, no dejar que el navegador o la app guarden la contraseña (mejor introducirla nosotros mismos para evitar sustos), no compartir la tarjeta ni su pin o su CVV con nadie, evitar acceder a la aplicación del banco a través de redes wifi públicas y revisar con frecuencia los movimientos en nuestra cuenta y en caso de observar algo sospechoso, informar a nuestra entidad.